Francisco Arredondo | Impuestos, dobles contratos y tope salarial

En el anuncio del inicio del Apertura 2020 se hablaron temas que antes eran prohibidos.

FRANCISCO ARREDONDO
logo

En medio de la determinación para que arranque del Torneo Apertura 2020 el próximo 24 de julio, incluida la reinstauración de la fase de reclasificación después de 12 años, quedaron varios temas de no menor importancia abordados en la Asamblea de Dueños de la Liga MX.

Se trata de asuntos que en el pasado eran casi prohibido hablarlos, pero ahora se tomó la decisión de hacerles frente con el objetivo de transparentar las finanzas y formas como se maneja una de las industrias deportivas más rentables, no sólo en México, y menos cuando tienes acuerdos de trabajo con la Unidad de Inteligencia Financiera.

La reunión de los principales inversionistas dejó sobre la mesa una gama de opciones para el análisis y el debate, mismas que van desde los aspectos deportivos con el regreso del repechaje, los pros y contras de hacer el rodar el balón a puerta cerrada, pero también de cómo se deben hacer las cosas desde el plano administrativo.

Un paso importante en el tema de transparencia mucho tiene que ver con el hecho de que se pone un alto a prácticas que se volvieron una costumbre a lo largo de la historia del balompié mexicano, pero que en la actualidad más que beneficios, pueden convertirse más que un dolor de cabeza para todos.

Atrás quedará hacer contratos donde jugadores y cuerpos técnicos establecían que el pago o sus obligaciones fiscales eran una tarea de los clubes, eso se terminó, ahora todos deben hacer sus declaraciones y cumplir con los requisitos hacendarios como cualquier ciudadano con un empleo formal.

También, y después de tantos problemas, queda prohibido hacer dobles acuerdos, este punto fue uno de los que más llamó la atención a las autoridades fiscales del país, así que los equipos que convengan con futbolistas o estrategas bonificaciones, que pueden ir desde pago por número de goles, puntos o metas a alcanzar, deben reportarlos a la Federación Mexicana de Futbol.

Es una forma de agilizar trámites en caso de alguna controversia y así poder hacer un juicio más certero al momento de un veredicto.

Otro de los aspectos que durante años se convirtió en una práctica común fue los salarios en dólares básicamente, en muchas ocasiones se topa el precio de la divisa americana para el momento del cambio a pesos mexicanos, eso también se supone que quedará en el pasado y sólo se pagará en moneda nacional.

La instauración de un tope salarial por ahora fue descartada, es un punto que también en tiempos recientes había hecho ruido.

Ahora se dará el paso para preparar el regreso después de cuatro meses del futbol en los estadios, aunque por el momento, y hasta que se nos supere la crisis sanitaria por la COVID-19, será a puerta cerrada y bajo estrictos protocolos.