En Querétaro dicen que violencia y gritos de "asesinos" afectaron a jugadores

Pablo Morant, auxiliar de Cristante, tiene mira en próximo torneo y admite bajo estado anímico en jugadores.
En Querétaro admiten golpe anímico tras violencia: "Los jugadores pagan lo que no les corresponde"
Por: Fernando Vázquez
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido
Pablo Morant, auxiliar técnico de Hernán Cristante, admitió que en Querétaro, los jugadores tienen la moral muy baja después de los hechos de violencia en La Corregidora y los gritos de "asesinos" recibidos en León .
Morant señaló que, a raíz del encuentro ante el Atlas, los Gallos Blancos están decaídos en el aspecto anímico, todo después de perder ante Tigres.
"Después del juego con Atlas entramos en una situación anímica compleja, los gritos en la cancha del León el otro días contra los jugadores de ‘asesinos, asesinos’, eso va repercutiendo en el ánimo del jugador, sumado a que no veníamos bien".
Además, Morant piensa ya en el próximo torneo en donde confió que el Querétaro deberá presentarse fortalecido y aspirar a mejores puestos, aunque consideró que es injusto que los jugadores paguen por lo vivido en los hechos de violencia en La Corregidora.
"No es momento de decaer, hay que luchar cada día más, por la institución, por la afición, por nosotros mismos, hay que sacar esto adelante, terminar el torneo de la mejor manera e iniciar el otro con otras expectativas de poder meterse entre los ocho primeros y dejar atrás todo esto que ha pasado este semestre que ha sido horrible, desde lo futbolístico, desde lo humano, desde lo social, los jugadores están pagando cosas que no les corresponde pagar, eso ha ido haciendo mella.
"Tenemos la obligación de mejorar, hay gente que está peor que nosotros y todos los días se levanta a trabajar, es nuestra obligación salir porque no estamos en una situación de no dar de comer a la familia, no hay que bajar los brazos", concluyó.