El día que Butragueño jugó con una playera pirata del Celaya

Hijo del exdueño de Toros contó que convencieron a la esposa del 'Buitre' devenir a México.

ÁLVARO CRUZ SANTIBÁÑEZ
logo

Una de las grandes historias escritas con letras de oro en el futbol mexicano, fue la llegada de Emilio Butragueño a Celaya, un paso marcado por una anécdota en particular que involucra al Buitre con una playera pirata en el duelo contra León, en su primera temporada en el club.

En exclusiva para TUDN, Miguel Ángel Fernández, hijo del mítico dueño de Celaya en ese tiempo, Enrique Fernández , contó ese pasaje del duelo ante León, en el Nou camp, un 16 de diciembre de 1995, en aquel cuento de hadas llamado temporada 95-96 en la que llegaron a la gran final.

“Las camisetas de Emilio del Celaya eran las más demandadas, ese primer año fue el equipo que más camisetas vendió en el futbol mexicano y sobre todo la siete de Emilio. En un partido, no me acuerdo en dónde, los utileros estaban preparándolos uniformes en el vestuario y se dieron cuenta que no tenían una playera para Emilio Butragueño. Tuvieron que salir afuera del estadio a comprar una playera pirata de reventa, y ese partido Emilio lo jugó con una playera comprada afuera del estadio. Era muy curioso porque era la única playera que tenía nombre, no se usaba el nombre arriba del número y era la única camiseta que lo tenía. Es una anécdota que parece increíble que pase en un equipo profesional”.

El encuentro terminó empatado a dos goles, con doblete de Butragueño. Tras ese partido la directiva pidió que en cada estadio que visitaran debían comprar una playera pirata del Buitre, como cábala.

Para que Butragueño lograra llegar a México tras despedirse de Real Madrid y tener ofertas en China, Enrique Fernández empleó todas sus cualidades de vendedor, pero hubo un hecho específico que influyó en gran medida. La plática que tuvo el empresario con Sonia, la esposa de Emilio.

“Entiendo que mi papá habló a Real Madrid para pedir el número de Emilio; no supieron qué contestarle, y creo que Real Madrid habló a casa de Emilio para preguntarle si podían dar su teléfono… aparentemente Emilio dijo que sí por mera cortesía".

“Mi padre habló buscando a Emilio y se puso a platicar con Sonia. Mi padre, que fue un extraordinario vendedor, convenció a Sonia de las bondades de venir a México en lugar de China, que era el sitio donde pensaba ir Emilio y finalmente cuando llegó a su casa, Sonia le dijo: Te hablaron de México y parece un proyecto interesante. Luego mi padre habló con Emilio, estuvo hablando constantemente y lo convenció de venir”.

Fernández recordó que Emilio Butragueño no creía que el equipo recién ascendido a Primera División buscara en serio sus servicios, sin embargo, aquella se convirtió en una de las historias de mayor arraigo por una ciudad, pues el Buitre se retiró del futbol en Celaya.

“Seguro que Emilio cuando le hablaron de Celaya debe haber pensado: ‘Estos señores están locos’. Cómo un jugador de Real Madrid va a ir a un equipo que ni estadio tiene para jugar en primera división. En las entrevistas que he visto, el mismo Emilio confiesa que pensaba que era una locura. Al final creo que Emilio en Celaya encontró un ambiente muy bueno, fue muy feliz, ha dicho que probablemente uno de los tres mejores años de su vida familiar, y creo que la primera temporada fue de ensueño, tuvieron resultados fantásticos, llegamos a la final y creo que eso hizo que Emilio, que venía por un año, se quedara tres años”.

Butragueño marcó 17 goles en su primera temporada con Celaya y perdieron la final con Necaxa, algo que molestó a Emilio, un jugador acostumbrado a ganar con los merengues, a pesar de haber sido un subcampeonato histórico para la franquicia. Previo a su retiro volvió a compartir cancha con Michel y Hugo Sánchez, para formar "la quinta del Buitre" versión Liga MX.