Lo que nadie escuchó: las voces que guiaron la voltereta de Pumas

Lillini: "Nadie se tiene que cagar, a nadie lo quiero cagado".
Se ha copiado la URL