Clásico de Clásicos: la decisión que pudo cambiar el rumbo del partido

Arturo Brizio protagonizó una de las grandes anécdotas tras anular una polémica anotación.
Arturo Brizio y un error imperdonable en el Clásico de Clásicos
Por: Carolina Malváez
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido
Una de las grandes anécdotas del Clásico América-Guadalajara la protagonizó el árbitro Arturo Brizio hoy presidente de dicha comisión, fue en la edición 147 el 10 de enero de 1993 en el Estadio Azteca.
Se jugaban los últimos minutos de juego, los ‘cremas’ ganaban 2-1 con doblete de Gonzalo Farfán, mientras que Juan José Balcazar había hecho el descuento un pelotazo llega hasta el área del portero local Alejandro García.
Pese a que el balón no sale del campo, el silbante interrumpe el juego para la realización de un cambio del américa. Alex entiende que marcó que el balón salió y debe reanudar con saque de meta.
Benjamín Galindo se acerca y patea el esférico al fondo de la portería, el juez de línea, Rogelio Robles señala el centro de campo acreditando la anotación, mientras tanto en la línea de banda, Alejandro Domínguez ingresa por Luis Roberto Alves.
Oscar Ruggeri protesta al árbitro central quien insiste en ordenar que se reanude con saque de meta.
Confusión total, protesta de los tapatíos mismas que no fueron suficientes y bien, Arturo Birzio no se dio cuenta de que el balón no abandonó el campo el silbatazo fue suficiente para anular todo lo demás; se reanudó con saque de meta.
Dos minutos después termina finaliza el encuentro con triunfo de las Águilas dos goles por uno, la directiva del Guadalajara envió una protesta a la Federación destacando otros tres errores: la anulación de un gol a Nacho Vázquez por fuera de lugar pasivo de armando González, un penal que no se marcó de Rugiere al propio González y Hugo Sánchez debió ser expulsado, ya que provocó la acción que derivó en la tarjeta roja de Demetrio Madero.
Arturo Brizio no dirigió en las siguientes tres fechas y reapareció en el partido Correcaminos-Querétaro.
El legado de Arturo Brizio