La estrella 12, parece una maldición

Indicador Futbolero

logo

Aquella noche del domingo 28 de mayo de 2017, cuando a los pies de La Minerva, miles de aficionados de Chivas arriesgaban su vida para estar lo más cerca posible de sus nuevos héroes, tras obtener el título número 12 en la historia del Rebaño, daba la impresión que se estaba formando una historia sólida e inquebrantable.

Pocos podían pensar en esa euforia provocada por Matías Almeyda y sus muchachos, sería el último momento de algarabía que tendrían, nadie podía imaginar que su futuro inmediato estaba marcado por el sufrimiento, y menos que una crisis de resultados y credibilidad era lo que les esperaba.

Quien esa noche en plenos festejos se hubiera atrevido a imaginar, entre los canticos del “México lindo y querido”, que todo era un espejismo, seguramente de loco o anti-Chiva, lo hubieran catalogado, y menos después de escuchar el mensaje directo y motivador de Almeyda. “Para mi es honor entrenar a este grupo de mexicanos. Nosotros más allá de las críticas, seguimos porque tenemos huevos. Vamos a seguir con el apoyo de ustedes, la unión es la base”. Dijo esa noche, quien es el segundo técnico más ganador del club Guadalajara.

Después de esa noche todo se fue derrumbando poco a poco, como si una maldición tuviera atrapado a uno de los clubes más populares de la Liga MX, al paso del tiempo las preguntas son constantes, pero nadie ha sido capaz no sólo de encontrar las repuestas, sino de frenar la caída libre en la que está el Rebaño Sagrado.

Publicidad

Dos años, cuatro torneos cortos han pasado desde aquel domingo de 2017, cuando Chivas daba la impresión de ir en ascenso, de que el título número 12 de toda su historia, era el eslabón a cosas más importantes y trascendentales, pero ahora, la realidad muestra que ese campeonato fue más una maldición que un paso a la gloria.

Los números entregados con tres estrategas desde entonces contando a Almeyda, pasando por el paraguayo José Saturnino Cardozo y el actual Tomás Boy, son lamentables y nada dignos de un equipo que siempre considerado como uno de los grandes del futbol mexicano.

El Rebaño sólo tiene 17 partidos ganados de 69 disputados desde ese mayo de 2017 cuando vencieron en la final a Tigres, y respecto a puntos obtenidos, solo registra 71 de 207 posibles, cifras que lo tienen entre los equipos que pelearan en este año futbolístico 2019/2020 para no perder la categoría.

“Jorge es una persona con corazón humilde, un gran ser humano. Un empresario exitoso, positivo y audaz, que no tiene límites y desafía constantemente las cosas, es una persona envidiada por muchos y ojalá que el mundo tuviese más 'Jorges Vergaras'. Me ha dado su club en la mano y yo se lo protejo como si fuese mío, en cada rincón, en cada momento y a cada instante". Sostuvo en su momento Matías Almeyda, quien ahora desde la MLS observa cómo se desmorona ese proyecto, que comenzó esta crisis, también en sus manos.

Publicidad

El presente advierte que el camino a seguir por Chiva tampoco será fácil, que el hombre a cargo como es Tomás Boy tiene mucho trabajo por hacer, porque si no su destino sería dejar el timón rojiblanco.