Carlos Reinoso asegura que River Plate lo buscó antes de llegar al América

El ‘Maestro’ también contó cómo está sobreviviendo sin ver fútbol en esta época de Covid.

logo

El nivel y la calidad que Carlos Reinoso mostró en el fútbol mexicano lo ha llevado a ser un personaje inolvidable y entrañable.

Tras una larga y muy éxitosa carrera en el América, el Maestro le regaló a México sus mejores años pese a llegar a tener otras opciones de continuar su carrera en otro país.

El ‘Maestro’ negó en Versus Digital que fuera buscado por el Barcelona de España, pero sí aceptó que antes de llegar al América pudo defender la camiseta de dos históricos de Sudamérica, entre ellos, River Plate de Argentina.

“Me hablaron de Nacional de Peñarol y de River Plate de Argentina. Yo lo que quería era salir de Chile; no había la difusión que hay ahora, el futbolista se conocía por periódico o lo que decía la radio”.

Publicidad

Incluso, quiso quitar de encima esas dudas que existían de su llegada a México, cuando varios personajes en aquel entonces dudaban que fuera un jugador reconocido en su natal Chile.

“Para esa gente que decía que yo llegué siendo un desconocido, yo había jugado un (partido) Resto del Mundo, había sido goleador en mi tierra.”

Carlos Reinoso habló de la unión y amistad que tenía con jugadores de Cruz Azul, como Miguel Marín o el también chileno, Alberto Quintano, exceptuando que cuando se encontraban en una cancha, los partidos eran a muerte.

“Con el Gato (Miguel Marín), el más grande que ha llegado a este país, después Miguel (Zelada) como portero, teníamos una amistad, un respeto y una admiración mutuamente, con el ‘Flaco’ Quintano, con quien éramos compañeros en la selección de Chile. Íbamos a Jasso y hacíamos asados; pasábamos fin de año y navidad juntos, convivíamos mucho. El sábado (en el partido) nos enfrentábamos y era a muerte, eran madrazos. De amigos, pero diferentes, primero estaba la playera y el amor al futbol”.

Publicidad

Finalmente, Carlos Reinoso habló de la pandemia por Covid que se vive en el mundo entero, la preocupación que genera y hasta el aburrimiento que tiene por no poder ver futbol.

“Esta terrible epidemia nos tiene a todos muy preocupados y muy nerviosos. Ahora con el receso, yo no sé cómo la gente vive sin deporte, yo me estoy ahogando y me estoy muriendo aquí en mi casa”.