Anselmo Alonso | Las tres razones de la novena de Cruz Azul

Pasaron años de angustia, de burlas, de sinsabores, de momentos de alta presión acumulada.

logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Parecía que no llegaría nunca, el tiempo se hizo muy largo y para muchos y fieles aficionados finalmente pudimos ver a la Máquina de Cruz Azul levantando un trofeo. Pasaron años de angustia, de burlas, de sinsabores, de momentos de alta presión acumulada. El domingo terminó una pesadilla para los Azules, pero ¿por qué Cruz Azul fué campeón en el futbol mexicano? Aquí las tres razones por las cuales levantaron la novena.

Uno. La llegada del entrenador peruano Juan Reynoso. Juan llegó a La Máquina en un momentos muy difícil, venía de caer eliminado ante los Pumas con una goleada inesperada. Reynoso supo gestionar al grupo en el mal momento y los convenció de jugar de una forma determinada. Los jugadores le creyeron, su pasado Azul y su don de mando los convenció y los resultados se fueron dando uno a uno. Reynoso es un entrenador de bajo perfil, trabajador y con muchas ascendencia con el futbolista.

Dos. El grupo de futbolistas del Cruz Azul es excelente. Se dice en el medio que un equipo es tan grande como lo es su banca y precisamente el nivel de futbolistas con los cementeros ubicados en la banca era extraordinario. Desde el portero con Chuy Corona, pasando por defensas con liderazgo y buen futbol. Contenciones con fuerza, volantes rápidos y desequilibrantes y delanteros letales. A La Máquina no le dolió nada en el aspecto humano, ese fue un factor que le dio confianza y afianzó a un grupo que estaba para grandes cosas.

Tres. El público de Cruz Azul siempre ha estado ahí apoyando. Nunca dieron la espalda ni en los momentos más difíciles de esos duros 23 años. El público azul siempre ha sido fiel y ha estado cerca. Solamente que estaban callados y apagados. Después del silbatazo final del domingo y cuando vieron que los fantasmas se habían ido, la gente del azul salió a las calles y festejó en grande. Por todo el país, en todo lo alto, demostraron que son una comunidad unida y que por fin el gran esfuerzo tenía la recompensa. Desde la década de los setentas cuando el club se hizo grande y hasta ahora los aficionados de los cementeros merecen un lugar dentro de la historia del club. .

Terminó una campaña más en nuestro balompié. En esta ocasión se hizo justicia y el mejor equipo fue el campeón. Cruz Azul demostró en el torneo regular y en la liguilla ser el más consistente y el que mejores resultados obtuvo semana a semana. El que no sufre no merece, por eso hoy más que nunca los cementeros disfrutan el título y lo presumen a los cuatro vientos. Se escribió una nueva historia del futbol mexicano, con nuevos héroes y villanos, llenos de aciertos y errores y con nuevas y diferentes experiencias. Un torneo que se pintó de Azul. Ahora sí justicia divina.