Andrés Vaca | Maldito regreso del fútbol europeo

Me di cuenta que no puedo vivir sin mi liga favorita: la Liga MX.

logo

Maldito sea el regreso del fútbol europeo

Sí, así cómo lo leen.

Cuando supe que regresaba una parte de mí volvió a sonreír; imaginarme viendo los fines de semana las mejores ligas del mundo era insuperable. Pero no fue así.

El sábado al despertarme temprano me echo un juego de la Bundesliga, otro de la Premier y cierro con España. ¿Qué podría faltar?

Al principio me gustó el regreso. Lo disfruté. Tantos días sin ver a mi jugador favorito me habían pesado, y claro que volví a sonreír.

Pero la resaca del gozo europeo fue más pesada de lo que esperaba.

Me di cuenta que no puedo vivir sin mi liga favorita: la Liga MX.

Maldito regreso del fútbol europeo por acentuar mi soledad futbolera los fines de semana por la noche.

¿Qué haré ahora con los juegos durante la comida del sábado a las 5 de la tarde? ¿Qué haré con las pizzas y chelas nocturnas de los juegos de las 7 y 9 de la noche?

Lo único que trajo el regreso del fútbol europeo en mí fue melancolía: ese sentimiento de que algo falta en tu vida... Los juegos moleros que quedaban cero a cero entre Veracruz y Puebla; los errores arbitrales tan únicos y especiales de nuestros silbantes; el ambiente y el color de una liga que es entretenida en todo momento.

Cambiaría mil veces ver cualquier partido de la Liga MX por el que me digan del fútbol europeo.

Y sí, a partir de hace unas semanas llevo contando los días para la vuelta de la mejor liga del mundo, de la liga por la que me siento conectado, por la que tengo cosas en común y por la que me hace sentirme orgulloso de nuestro país.

A ti, Liga MX: regresa. Me haces falta. Aquí te estaré esperando con los brazos abiertos.