Memo Ochoa debutará en la Liga MX

Guillermo Ochoa regresa al futbol mexicano como un ejemplo de empeño y lucha.

logo

Luego de ocho años en el futbol de Europa, el portero mexicano Francisco Guillermo Ochoa Magaña hará su presentación en la Liga MX. Sí, porque el ahora portero de las Águilas del América jamás ha jugado en esta liga, ya que él se marchó al Ajaccio de Francia cuando todavía se llamaba Primera División.

Justo un año después del arribo de Paco Memo a la Ligue 1 nació la Liga MX en nuestro país, cuando fue presentada con bombos y platillos por el entonces Secretario General de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), Decio de María Serrano, quien a la postre fue el primer presidente del circuito.

Mientras la naciente Liga MX daba sus primeros pasos y caminaba para ir corrigiendo errores y defectos, en el balompié galo el portero mexicano luchaba por evitar el descenso, al tiempo que hacia crecer su nombre y cartel ante los ojos de los visores en el Viejo Continente.

Publicidad

Después de mostrar su calidad en la Ligue 1 y lastimosamente sufrir el descenso con el Ajaccio, emigró a España con el Málaga, ahí luchó por la titularidad con el portero camerunés Carlos Kameni, pero el africano siempre contó con el respaldo del técnico Javi Gracia.

Esa situación más que debilitar sus aspiraciones por triunfar lejos de casa y pensar en volver a la comodidad de estar en México, ganando quizá mucho más dinero y una estabilidad en todos los sentidos, nunca renunció; todo lo contario, siguió buscando dónde mostrarse.

Tras dos años sin esa actividad que pretendía con el Málaga, prefirió emigrar y fue cedido al Granada, los reflectores lo volvieron a seguir, su calidad estaba a la luz de todos, su desempeño era importante, pero la suerte poco le acompañó porque una vez más experimentó la amarga experiencia de un descenso.

Publicidad

En ese momento mucho se especuló sobre su posible regreso al futbol de nuestro país, pero se aferró, encontró otra alternativa para seguir inmerso en su anhelo de hallar opciones de una mayor jerarquía, pero por azares del destino esas posibilidades de ser fichado por un grande de las ligas europeas no llegó.

Se fue a Bélgica con el Standard Lieja, ahí continuó con esa maduración y con el temple a prueba de todo, pero se resistió a cualquier posibilidad de volver a México. En el futbol belga volvió a dejar de manifiesto que sus actuaciones en la Copas del Mundo de Brasil 2014 y Rusia 2018, no eran casualidad.

Ahora está de regreso y pese a lo que muchos pudieran pensar, que regresa por la puerta de atrás o que fracaso en su intento por triunfar en el Viejo Continente, quizá sería importante darle el valor al esfuerzo que tuvo en todo este tiempo, ya que demostró, posiblemente como otros futbolistas mexicanos sin los reflectores de Memo Ochoa, que se puede emigrar para luchar por un sueño, aunque no siempre es como uno pudiera pensar.

El estilo de juego que tiene Paco Memo podrá gustar o no, ese es un tema para la polémica, pero lo que no se puede juzgar es su hambre por salir a buscar nuevos horizontes. Hoy el destino y las circunstancias que él sólo puede conocer lo traen de regreso, pero no como un fracasado, sino como un ejemplo de empeño y lucha.