América genera ídolos en la portería en este siglo

Las Águilas se han acostumbrado en las últimas décadas a porteros que dejan huella.

logo

El Club América se ha convertido en un club de referencia en cuanto a porteros se refiere. En el siglo XXI, una comunión especial, intensa, ha surgido entre los colores azulcrema y los guardianes de los tres palos.

Es una tendencia que crece en las últimas décadas y que continúa una tradición que se dio en la historia más lejana de los de Coapa con guardametas como Walter Ormeño, Adrián Chávez y, sin duda, Héctor Miguel Zelada.

El concierto de guardametas relevantes en la institución americanista ha crecido exponencialmente en el presente siglo con una lista de porteros que han dejado huella en el equipo capitalino, más ahora con el regreso de Francisco Guillermo Ochoa Magaña. A continuación, un recuento de ellos.

-Adolfo Ríos
Para el Verano 2002, América tenía una sequía considerable de títulos y el Necaxa amenazaba con aumentarla. El último título azulcrema fue en 1989 y la Gran Final del torneo tenía en vilo a unas Águilas que remontaron un 2-0 conseguido por los Rayos en la ida. Cuando la “Regla del Gol de Oro” estaba vigente, los tiempos extra se volvieron un mar de nervios e incertidumbre y más cuando un disparo mortal de Carlos Gutiérrez fue atajado por Adolfo Ríos, una acción que puso cereza a una carrera prácticamente intachable y que, por primera vez, redituó en un anhelado título para los azulcrema.

Publicidad

-Moisés Muñoz
Es quizás el máximo responsable del origen del término “Cruzazulear”, mismo que tuvo su génesis en la que es quizás la Final más recordada de la historia contemporánea de la Liga MX. Con apenas segundos para que Cruz Azul rompiera su sequía de títulos, Moisés Muñoz subió a rematar un tiro de esquina. El portero se tiró para rematar de cabeza un balón que, tras encontrar el pie de Alejandro Castro, acabaría en las redes para mandar todo a tiempos extra y, posteriormente, al trofeo 11 de las Águilas en la Liga MX. Por si esto fuera poco, Muñoz se preció siempre de identificarse con los colores del club.

-Agustín Marchesín
De calidad probada en la Liga MX con Santos Laguna, un sector numeroso de la afición azulcrema se opuso a la llegada de Agustín Marchesín a Coapa para relevar al héroe de la Final ante Cruz Azul, Moisés Muñoz. Con todo en contra y con una sombra inmensa, el argentino acumuló simpatías aficionado por aficionado con cada atajada e intervención que valió, en primera instancia puntos, y después, títulos: una Liga MX, una Copa MX y un Campeón de Campeones fue el saldo de Marchesín que también se convirtió en referencia de liderazgo por un carácter fuerte, aguerrido y que potencializaba el festejo o el enojo al ganar o perder un Clásico (especialmente ante Chivas de Guadalajara). Se confesó de corazón azulcrema incluso al emigrar al Porto en el verano de 2019 y ofreció disculpas por el traspaso a una afición que ya había entablado un vínculo especial con el sudamericano.

-Guillermo Ochoa
Nacido en la tierra del odiado rival, pero ligado irremediablemente al Club América. Canterano en Coapa y el único sustituto a Marchesín que la afición azulcrema considera “digno”. “Memo” debutó un 15 de febrero de 2004 ante Monterrey y, a partir de ahí, sus reflejos fueron un bien tan codiciado como aplaudido en la institución capitalina. Fue pieza fundamental de la consecución del título en el Clausura 2005. Fue incluido en la lista de candidatos a ganar el Balón de Oro 2007 y se convirtió en el primer portero mexicano en jugar en el futbol europeo. Salió de la institución en 2011 para el sueño en el viejo continente y, ahora, regresa al nido como un consolidado.