Álvaro Cruz | ¡Impactante! Menotti contó que la pandemia lo alejó del futbol

Llamé al Flaco para entrevistarlo y me contó: “estoy preocupado, organizando la tristeza”.

ÁLVARO CRUZ SANTIBÁÑEZ
logo

El famoso “día inmóvil” de Jorge Luis Borges basa su sentido nostálgico en la explicación de cómo estar en cierto lugar, con tal o cual persona, sin moverse del verdadero sitio donde está.

El escritor hacía referencia a Islandia con una mujer; nosotros, afuera de la casa y sin pandemia. César Luis Menotti lo entiende, trata de refugiarse en la comprensión dialéctica de esa imaginación.

“Estoy con preocupación, hay un desgaste psicológico que uno lo tiene que resolver, organizando la tristeza, encontrando lugares que permitan sobrellevar esta pandemia que realmente preocupa al mundo entero”.

Esa melancolía propia del ser humano en una época rara e incomprensible, me llevó a escuchar una de las odas más hermosas sobre nuestro querido futbol, cortesía de Menotti, a quien llamé para una entrevista y conseguí una cátedra de vida.

Alejado del futbol. El futbol no nació para organizar la tristeza, nació para organizar la alegría. Cuando tengamos algún panorama de posibilidades futuras, trataremos de organizar la alegría”.

Preguntarle cómo se encontraba desató un aire de pesadumbre y preocupación; no es el mismo Menotti feliz que embelesa a todos con sus conceptos futbolísticos, la contingencia cortó por primera vez un lazo que parecía inquebrantable con el balompié.

“No me gusta ver los partidos de futbol de hace muchísimos años, sobre todo cuando conozco el resultado, el futbol me despierta la pasión cuando está en competencia, en estos momentos prefiero ver una película”.

La tristeza que emana de una representatividad futbolera coartada por contagios y muertes alrededor del orbe, ha mancillado la pasión, suprimido la emoción y apagado los cánticos que hermanaban a las culturas.

Al final, como volvió a relatar Menotti: “No hay artistas sin espectadores. No se sabría quién es Messi, Maradona, Pelé, Hugo Sánchez, no se sabría porque lo que sostiene al futbol es el público.