2021, el año que vio morir al gol de visitante (y eso es muy bueno)

La justicia deportiva no está necesariamente en contra del espectáculo y ejemplos hay de sobra.
Lead
Getty Images
Los principales estadios y competencias del mundo se libraron de la regla del gol de visitante en 2021
Por: Fernando Vázquez
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido
Aprende las reglas como un profesional para que puedas romperlas como un artista

Pablo Picasso

Las cosas como son y al grano: el que la regla del gol de visitante sea una promotora de diversión y espectáculo en el futbol es, sencillamente, un mito y, por el contrario, es una norma que atenta no solo contra la deportividad sino también, al buen gusto. Cuando estamos ya por acabar el año es digno de resaltar que 2021 fue el año de la sepultura para esta norma y eso sí que es digno de festejar.

Como si las Confederaciones, Federaciones y ligas alrededor del planeta tuvieran una venda alrededor de los ojos que cayó mágicamente en este año, muchas de las grandes competiciones abolieron una regla que originaba cadenas de dudas a los que se beneficiaban de ella y frustraciones tan amargas como el peor de los limones para quien resultaba perjudicado (sí, perjudicado es la palabra).

La Liga BBVA MX, la UEFA con sus torneos (Champions League, Europa League, Conference League), la Conmebol (Copa Libertadores, Copa Sudamericana), las grandes competiciones a nivel de clubes ejecutaron o planearon este 2021 la extinción de la regla. En el circuito mexicano incluso se jugó ya un torneo sin el gol de visitante en la Liguilla que dio al Atlas su primer título en 70 años.

¿Será digna de extrañar esa regla? No necesariamente.

-Una regla sin vida, pero con muchos muertos a su paso

Sí, el futbol es un espectáculo pero, antes de eso, es un deporte y la máxima deportiva es la competencia en términos justos por ver quién es el mejor, ni siquiera hay que desarrollarse en aspectos de etimología para dar con esa conclusión. El espectáculo es un plus que da ver este maravilloso deporte por lo que es, no por la cantidad de goles que puedan surgir, al menos es un punto de vista demasiado romántico pero no por ello deja de ser cierto.

El gran argumento de la defensa del gol de visitante se traduce justo en la palabra "espectáculo" y, en realidad, ¿el gol de visitante era garantía de espectáculo? Sí, innumerables llaves y series se dieron alrededor de seis décadas en las que la regla estuvo vigente en al menos una de las competiciones más importantes del planeta, pero tampoco era garantía.

Ya que se habla de espectáculo: ¿hay acaso en el futbol algo más espectacular que una prórroga o una tanda de penales? ¿Algo más dramático? Pues con la regla del gol de visitante se privaba de presenciar los tiros desde los once pasos, así de sencillo, a menos que se diera una repetición en el marcador con lo que las chances eran muy pero muy escasas.

Con la Liga BBVA MX como ejemplo solamente, el gol de visitante hubiera convertido varios partidos, incluso Finales en hechos totalmente anticlimáticos, nos hubiera privado de la agonía rojinegra en los penales del 99, del gol de oro de Glaría, el cabezazo de Moisés Muñoz sería anecdótico solamente, ¿así o más espectáculo? Las Finales con regla del gol de visitante es un ejemplo extremista quizás, pero no se olvide que hubo resoluciones por el título así, no solo en el futbol mexicano (Necaxa vs. Celaya) sino también a nivel internacional (Copa Sudamericana por ejemplo).

Un gol debe valer lo mismo aquí y en China, igual en Uruguay o en Finlandia, en Casablanca o Saitama, es la esencia del futbol, es lo más hermoso del deporte más hermoso, ¿por qué cambiar su valor? Por espectáculo, no. Es cierto que la contingencia sanitaria por el COVID-19 ha dado un "empujón" hacia el abismo a esta norma, pero imposible soslayar que estamos ante un hecho que hay que aplaudir: la aburrición vendrá con o sin esa regla, al igual que el espectáculo, lo que sí aportará la eliminación de la norma es a que haya mayor justicia deportiva y menos amarguras por algo que no tiene nada qué ver con lo que sucede en el rectángulo verde y esto sí es digno de festejar, el 2021 no se olvidará.