Solari, el anotador del último gol merengue en Clásicos de la era pre-Messi

El actual técnico del Club América tiene una honrosa distinción en la rivalidad entre Real Madrid y Barcelona.
Estos fueron los goles del último Clásico Español antes de Messi
Por: Fernando Vázquez
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Santiago Solari, actual técnico del América, representa la última alegría del Real Madrid antes de una era muy oscura para los merengues y que inició el 25 de abril de 2004 cuando se jugó el último Clásico en LaLiga entre los blancos y Barcelona sin Lionel Messi.

Quizás absolutamente nadie lo sabía en aquel entonces pero, con el triunfo catalán por 2-1 en el Santiago Bernabéu, se iniciaba una era dorada, la mejor en la historia de los 'culés', y mucho menos se intuía lo que estaría por hacer en esa rivalidad un compatriota de Solari, Lionel Andrés Messi Cuccittini, todo en los años por venir.

Pero antes de que la afición blanca sufriera tanto en las siguientes temporadas, aquel encuentro en el Bernabéu fue significativo para el actual estratega de las Águilas.

Corría el minuto 55 en Chamartín, los merengues encima de los dirigidos por Frank Rijkaard quien dirigía su primera temporada de una legendaria época en el banco blaugrana. Tras un tiro de esquina y un rebote, Solari prendió el balón suelto en el área de una forma furiosa para dejar inmóvil entre el mar de piernas al portero Víctor Valdés y abrir el marcador en aquel partido.

Se trataba del último gol que el Real Madrid festejaría antes de que Lionel Messi apareciera en el primer equipo catalán y, con él, iniciara la época de mayor gloria en el que es, para muchos, el mejor equipo de la historia.

La historia de Solari como jugador del Real Madrid acabaría al año siguiente al partir al Inter de Milán pero le queda en el recuerdo un gol que, sin saberlo, sería el último que se festejaría en el Santiago Bernabéu antes de una época muy oscura para los merengues.

¡Solari los rebasa! Tiene mejores números que Mohamed y el ‘Piojo’