Raúl Méndez | Cholismo, acción y efecto

Muchos cuestionan si Simeone debe traicionar el estilo que lo ha hecho exitoso y efectivo.

logo

“La forma que me importa a mí es la de hacer un gol más que el contrario”: reflexión que resume perfectamente el pensamiento de Diego Simeone.

¿Cómo priorizar la manera cuando la presión sobre los entrenadores se limita a simplemente ganar?

Es una era donde el futbol se ha convertido en espectáculo televisivo y compite no solo con otras disciplinas sino con otro tipo de diversiones por atraer al público.

Pep Guardiola es la referencia obligada para quienes buscan un estilo exitoso que combine un juego exquisito: abrumadora posesión de balón, pase corto, movimientos de desmarque, obras de arte convertidas en goles, todo llevado a la práctica por los jugadores más talentosos y caros del mundo, que hacen ver sencillo lo complejo.

Publicidad

Pero el estilo Guardiola no es la panacea. No es la única vía para llegar al éxito. Las otras también merecen el reconocimiento porque generalmente son descalificadas como si ganar de otra forma no tuviera valor.

Apenas el 23 de diciembre se cumplieron 8 años del 'Cholo' como entrenador del Atlético de Madrid. Ningún entrenador entre las ligas top de Europa lo supera en antigüedad.

En la temporada que llegaron a España Neymar y Gareth Bale la liga no se la llevó FC Barcelona o Real Madrid. Esa liga se celebró en Neptuno.

El estilo también responde a una ideología y Atlético es ese equipo luchón siempre a la sombra de los dos grandes. En la actualidad hay pocos equipos de autor. Cuando los rojiblancos están en la cancha se reconoce el sello del argentino como un cuadro aguerrido, combativo, que muerde y sufre, que deja todo en el campo.

Publicidad

Es la esencia que aprendió en Vélez Sarsfield de Victorio Spinetto, el mismo que lo bautizó como 'Cholo' y cuya fórmula fue antítesis de la afamada 'La Nuestra', esa concepción artística del futbol argentino que reclamó un lugar entre los grandes intérpretes del juego.

Spinetto apeló al resultado como fuera siendo sus equipos agresivos y disciplinados, de férreo pragmatismo. Cierto que a partir de ahí llegaron los pupilos que la llevaron al extremo más violento y cínico. Pasajes inolvidables y no menos lamentables de la Copa Intercontinental en las que algunos clubes europeos se negaron a participar en sendas carnicerías.

De la idea de Spinetto surgieron Osvaldo Zubeldía y Carlos Salvador Bilardo como los más renombrados sin dejar de mencionar a los Griguol, Bianchi, Cúper, Russo y Sabella, que le dieron un toque personal a esa esencia.

Ese estilo guerrero equilibra ante los poderosos, pero hoy el cuestionamiento al Cholismo e incluso de un sector de la propia afición colchonera va hacia la necesidad de apostar por algo más porque como nunca Atlético de Madrid dispone del mejor presupuesto de su historia y ha convertido a Simeone en el entrenador mejor pagado del mundo.

¿Tiene los jugadores que necesita para seguir con su idea o puede hacerlo diferente?

¿Es válido cuestionar su estilo que ha demostrado ser efectivo y exitoso?

¿Debe traicionar su ADN, el mismo que ha recuperado al Aleti como la tercera fuerza española y un auténtico aspirante europeo?

Hasta la próxima semana.

Publicidad