Mikel Aguirre | Tiempos de crisis en la Ciudad Condal

Todos los que somos amantes del futbol español nos hemos dado cuenta que algo anda mal con el Barcelona.

logo

Todos los que somos amantes del futbol español nos hemos dado cuenta que algo anda mal con el Barcelona.

No son los de antes, ya no es ese Barcelona de Guardiola que maravilló y enamoró al mundo entero.

Luego de dos temporadas y media con Ernesto Valverde al frente, donde las cosas fueron bien en Liga, pero no en Champions, la campaña pasada Quique Setién llegó a la banca blaugrana para pelear por la Champions y el resultado fue decepcionante.

Para esta campaña Josep María Bartomeu y su junta directiva lo tenía claro: contratar un técnico con ADN Barça, mano dura y una reestructuración en el plantel.

Ronald Koeman decidió abandonar a la selección holandesa para regresar al Barça 25 años después de disputar su último partido con la camiseta blaugrana.

Sus logros hablan por si solos: 2 ligas, una copa y una Supercopa con el Ajax, una liga con el PSV, una Supercopa con el AZ Alkmaar, una Supercopa de Portugal con el Benfica y una Copa Del Rey con el Valencia.

Además le dieron todo el poder en el plano deportivo y el holandés no dudó en moldear el equipo a su medida; se fueron jugadores importantes como Luis Suárez, Ivan Rakitic, Arthur y Arturo Vidal, llegaron Miralem Pjanic y jóvenes promesas como Sergiño Dest, Pedri y Francisco Trincao.

La temporada no empezó nada mal para los culés con goleadas de cuatro a cero ante el Villarreal y tres a cero contra el Celta.

Pero la derrota ante el Getafe cambió todo el panorama blaugrana. De los fichajes solo se salva Sergiño Dest y estamos viendo al peor Griezmann en muchos años.

La derrota del pasado sábado dejó al Barça a siete puntos del líder en la liga y provocó un terremoto en la ciudad condal que terminó con la renuncia de Josep María Bartomeu, uno de los peores presidentes que ha tenido el Barcelona en muchos años.

Queda mucho futbol por delante tanto en liga como en Champions y se dice que de los tiempos de crisis siempre se aprende algo, pero si el Barcelona no lo aprende rápido y reconduce el camino esta puede ser una campaña histórica y lamentable para la afición blaugrana, que el pasado verano estuvo a punto de perder al mejor jugador de esta época y si no mejoran las cosas, Leo Messi tiene los días contados en Cataluña.