Griezmann rescata el punto para Barcelona contra Alavés

El conjunto culé suma tres partidos sin ganar en LaLiga y dos derrotas.

ÁLVARO CRUZ SANTIBÁÑEZ
logo

Antoine Griezmann rescató un punto para Barcelona ante Alavés, sin embargo, no pudieron sacudirse las dos derrotas consecutivas, una de ellas contra Real Madrid. Tres duelos sin ganar para el equipo de Ronald Koeman en LaLiga. Ni con un hombre más fueron capaces de superar a la gran figura, el arquero Pacheco.

Un partido que dominaba de manera clara Barcelona, con llegadas por todos los frentes y un Griezmann que salió inspirado para combinar con Messi de la forma que se esperaba desde el año pasado, siempre como opción para el argentino, con rupturas precisas e incursión al área rival. Así llegaron las opciones culés para abrir el marcador, aunque la defensa de Alavés se revolvía bien.

A pesar del dominio a ultranza, llegó un error que condenaría a Barcelona y la primera opción clara que Alavés no desaprovechó. Gerard Piqué retrasó suave la pelota para el arquero Neto y ante la imposibilidad de control vino Rioja a robar el balón para meter su primer gol en LaLiga a sus 27 años.

Bien replegados y sin desesperarse, los locales trataban de evitar cualquier embate culé desde la frontal. Defensa en 20 metros de campo para cerrar espacios en los que Barcelona suele combinar para llegar a puerta. Griezmann continuaba con movimientos prácticos al espacio, Messi intentaba con genialidades habilitar a sus compañeros, pero no llegaba la ocasión.

Fue hasta el segundo tiempo cuando vino por fin la opción que tanto buscó Barcelona, a través de la paciencia. Pase filtrado en el área ante la ruptura de Griezmann, quedó mano a mano con Pacheco y con un punterazo cruzado elevó el balón para meter el tanto del empate.

Con el marcador igualado y un hombre menos para Alavés, se dedicaron a esperar y buscar el contragolpe, aunque eso logró que Pacheco se convirtiera en figura, pues le sacó un disparo a Griezmann con excelente lance y luego a Sergiño Dest. Nada deslucía, era una muralla, Pjanic lo intentó y volvió a desviar a dos manos.