Alfredo Tame | Pláticas entre 40 y 20: Barcelona

El futuro del Barça está aún en manos indebidas y no sabemos todavía si ya tocó fondo.

logo

“Lo del Barcelona ha sido una vergüenza”, aseveró Memo con tono burlón. “Es inexplicable lo que sucedió, a un equipo como el Barcelona, con Messi, perder así.. increíble”, continuo expresándose de manera incrédula Andrés.

“¿Qué sigue? ¿Se va Messi? ¿Quién para DT? Son muchas más las dudas ahora que las posibilidades reales de mejorar”, afirmó Diego con mucha severidad en sus palabras.

Y es es así. ¿Cómo explicar lo que pasó? ¿Quiénes son los principales culpables de esta debacle y catastrófica situación en el Barcelona?

Muchas preguntas, todas con respuestas pero pocas con la claridad y acciones concretas para mejorar.

Comenzaremos por el principio: los culpables lo son todos, no hay duda pero esto es el reflejo de una gestión administrativa que no ha sabido armar un equipo competitivo desde que se acabó la era Luís Enrique y desde la salida sorpresiva de Neymar.

Jugadores han ido y venido, siendo en todos los casos, en TODOS, un fiasco para lo que es y representa Barcelona. El último jugador que recuerdo haya llegado al Barcelona y haya marcado diferencia en los 5 años anteriores ha sido Ter Stegen, de ahí en fuera nadie, además, acumulando los 3 jugadores más caros en su historia (Dembélé, Coutinho y Griezmann) sin que uno solo haya dado el menor de los resultados.

Entonces en tema de Fichajes = 0

Han dejado desnudo a un Messi que ya no tiene 23 años y que solo es imposible se eche al hombro todos los días a los jugadores, al equipo, al DT y a la Directiva. Los laterales son una verdadera pena con Alba y Semedo. No han tenido la capacidad de elegir, desarrollar o traer a un jugador capaz por las bandas desde Dani Alvés.

En los centrales Piqué no es el más confiable, Umtiti y Lenglet tienen la misma garantía de juguete chino y han desfilado un sinnúmero de jugadores en esa posición que no dan la menor seguridad en el puesto.

En media cancha han pasado múltiples jugadores y la realidad, es que desde la salida de Xavi e Iniesta no se ha trabajado o buscado tener algo que se les asemeje. Busquets ya caducó, Sergi Roberto siempre ha sido del montón, Vidal tiene más pasado que futuro, llegó Arthur y pintaba para ser una gran adición y entre Setién y Bartomeu lo echaron a perder.

Llegará Pjanic que tiene varias limitaciones y De Jong puede ser un jugador importante pero aun muy por debajo de lo deseado. El futuro aquí está en posesión de Ricky Puig, que podría ser de lo más destacado junto con Ansu Fati de producción de La Masía en los últimos años, algo que también ha sepultado esta gestión de terror De Bartomeu.

Adelante, nombrar a los Coutinho, Dembele, Griezmann ya está de más. Voltear a ver a Luis Suárez es entender que te dará un año más como máximo, que Messi no se hace más joven y que por si fuera poco, ya está incómodo en el equipo.

Y ya qué decir de la competencia interna, nula hace años.

En cuestión de Dirección Técnica los últimos dos, Valverde y Setién, han sido ejemplares de intento de hacer de mole chocolate, un DT que dirija a un equipo que ha sido campeón de Champions, que está rodeado de estrellas, que hicieron historia con el Barcelona, que tiene al mejor jugador del mundo, perdón, no puede ser dirigido por alguien que su máximo logró ha sido darle la vuelta a un partido que iban abajo 1-0.

Lo de Bartomeu ha sido una pena, un verdadero fiasco. Ha hundido lo que se logró avanzar en 12 años, no solo deportiva, sino financieramente y lo más doloroso, en cuestión de identidad.

La inminente llegada de Koeman es un intento de salvar, rescatar, mantener lo poco que queda de una idea Cruyffista que cada vez es más extinta. Aferrarse a lo que hace daño es algo a lo que nos está acostumbrando el equipo culé.

Xavi es quien pintaría para regresar una ideología culé de la que nos alimentamos muchos en los últimos años pero parecería ser que aún no es tiempo para él, esto entendiendo perfecto no quiere llegar bajo la gestión de Bartomeu.

Dudo mucho que se venga la salida de Messi, al menos esta temporada, habrá que ver quién llega a la secretaría técnica con la salida de Abidal, otro que se puso solo la soga al cuello por su incapacidad y por contagiarse de la inoperancia de Bartomeu y habrá que esperar al 15 de marzo, si es que no sucede nada extraordinario antes, para que se dé la rogada salida de Bartomeu, el peor enemigo del Barcelona en los últimos años.

Los culés, la institución, el mismo equipo no merece esta pena, no merece esta situación tan dolorosa.

Pareciera ser que la solución radica en inmediato plazo poner alguien que tenga credibilidad y respeto en el banquillo, jugadores que traigan sangre nueva y revolucionaria al equipo, jugadores que arropen a Messi y le permitan dar lo más óptimo de su fútbol.

Y a corto plazo, de nuevo darle la fuerza e importancia que merece La Masía, la combinación en éxito de esto en inmediato y corto plazo, hará que el Barça pueda tener tiempo y estrategia para tener una reconstrucción integral, sustentable y a largo plazo.

Se escribe fácil, se lee fácil, sumado a que la situación financiera del equipo es paupérrima, aunque de haber inteligencia en los dineros, podría ser fácilmente administrada (venta de jugadores aunque ya sea con pérdida, retraso del proyecto de nuevo estadio, acuerdos en pagos de impuestos como apoyo que hay en España, etc) pero puse la característica “inteligencia” algo que ha sido inexistente en la gestión actual.

Quizá la nube gris que se ha instalado en Ciudat Deportiva no se disipe rápidamente, quizá el fin de una era no tenga pronto una recuperación, quizá no volveremos a ver a Messi poder ofrecer su mejor fútbol, pero lo que si creo un hecho es que el futuro del Barça está aún en manos indebidas y que no sabemos todavía si ya tocó fondo en realidad.

En fin, estás son Pláticas entre 40 y 20...