Hugo Salcedo | ¿Liga es expansión, extinción u oportunidad?

Una de las decisiones más polémicas en los últimos años en el fútbol mexicano ha sido eliminar el ascenso en la categoría de plata.

logo

Una de las decisiones más polémicas en los últimos años en el futbol mexicano ha sido eliminar el ascenso en la categoría de plata. Junto a esto está el cambio de nombre y formato en lo que a partir de este torneo conocemos como liga de expansión.

La fase regular se ha terminado y con ellos se pueden realizar diversos análisis de todo tipo acerca de lo que hemos visto durante las 15 fechas disputadas.

Más de 130 debuts de futbolistas en esta categoría se han producido en los equipos participantes lo cual es altamente positivo, el nivel de juego ha sido discreto, colectivamente se han destacado equipos como Cancún, Cimarrones, Atlante y desde luego Celaya la mejor escuadra de todas con tan solo un partido perdido.

La motivación del ascenso no es colectiva sino individual, pese a las críticas y cuestionamientos los clubes seguirán jugando en esta categoría, sin embargo algunos jugadores a partir de su buen desempeño podrían ver oportunidad en el máximo circuito.

La destacada participación de algunos goleadores como Gustavo Ramirez y Eduardo Perez de Morelia, Guillermo Martinez de Celaya y Ángel López de cimarrones debería ser considerada por los clubes de primera para ofrecer una oportunidad.

En cuanto a la dirección técnica también hay algunos puntos elevados, el trabajo de Israel Hernandez en los toros de Celaya, Mario Garcia en Atlante, el debut de Christian Giménez como estratega y lo mostrado por Gabriel Pereyra en Cimarrones, podrían en algún momento valerles una oportunidad en primera división.

Ningún técnico fue destituido de su cargo, los destaco porque conocemos la urgencia de resultados y lo precipitadas que suelen ser las decisiones en el futbol mexicano.

Atlante, Mineros, Tampico y Tapatío fueron los clubes que durante la fase regular encararon todos sus encuentros únicamente con futbolistas mexicanos.

Los escenarios en su mayoría han cumplido, el único punto negativo a señalar es el campó de juego de Tepatlitlan, una cancha de pasto sintético de baja calidad que seguramente fue aprobado debido al complicado y prematuro inició de la competencia.

Pese a todos los inconvenientes económicos, polémicas generadas por cuestiones reglamentarias y desde luego la problemática producida por la pandemia, el torneo entra en la fase final que seguramente será muy atractiva por eso era justo destacar algunos de los puntos positivos de este nuevo certamen.