México enfrenta un panorama difícil de cara a Lima 2019

Problemas federativos y ausencias le dan a México una expectativa de menos medallas respecto a Toronto 2015.

logo

México llega a los Juegos Panamericanos Lima 2019 con expectativas menores a las de los resultados de hace cuatro años y con dudas de cara a los Juegos Olímpicos, que inician exactamente en 364 días.

Hace un año, logró encabezar el medallero de los Juegos Centroamericanos y del Caribe por primera vez, con Cuba en el evento, desde 1966. La histórica participación de Barranquilla 2018 llenó de augurios al deporte nacional de cara al ciclo hacia Tokio 2020.

Pero el cambio de poder y su consecuente nueva administración en el deporte mexicano ha sido todo menos tranquila.

Publicidad

La directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Ana Guevara, inició su trabajo con el presupuesto más bajo que se le ha dado al organismo desde 2007, con mil 718 millones de pesos (90 millones de dólares al tipo de cambio actual). Además, la medallista olímpica y campeona mundial enfrenta auditorías sobre el manejo de los recursos durante su aún breve gestión y acusaciones de legisladores por favorecer o mostrarse pasiva ante casos de atletas que se sintieron despojados en los procesos clasificatorios hacia Lima 2019.

Por orden del presidente, Andrés Manuel López Obrador, el gobierno federal mexicano creó oficinas especiales para promover el béisbol, la caminata y el boxeo, que reportan directamente al mandatario y sin pasar por Conade, con presupuesto conjunto anual de 500 millones de pesos (26.2 millones de dólares), de los cuales el 70 por ciento corresponde solamente a la primera de esas disciplinas.

La selección mexicana de béisbol no participará en Lima 2019, mientras que la subcampeona olímpica y mundial de caminata, Guadalupe González, purga un castigo de cuatro años por dopaje, que está en proceso de apelación ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

Publicidad

Al panorama federativo, hay que sumar las ausencias de deportistas que, por su palmarés y nivel actual, representaban posibilidades importantes de medallas doradas para la delegación mexicana.

De hecho, ninguno de los medallistas olímpicos en Río 2016 forma parte del contingente en Lima 2019.

Además del dopaje de González, el clavadista Germán Sánchez está en proceso de rehabilitación por una lesión en el tendón de Aquiles, tras lastimarse en un entrenamiento.

La taekwondoín María Espinoza perdió el selectivo interno ante Briseida Acosta, aunque esa presea no se ha ido del presupuesto mexicano, pues Acosta fue, al igual que Espinoza, medallista en el pasado Campeonato Mundial Manchester 2019.

González, Sánchez y Espinoza ganaron medallas de plata en Brasil.

El pentatleta Ismael Hernández tomó una pausa en su carrera deportiva para estudiar una maestría en la Universidad de Duke, mientras que el boxeador Misael Rodríguez optó por el profesionalismo tras los pasados Juegos Olímpicos. Ambos obtuvieron bronce.

Publicidad

A esas ausencias se suma la de Juan Luis Barrios, quien sufrió un desgarre en un entrenamiento, y la del clavadista Rommel Pacheco, quien quedó fuera en el proceso selectivo nacional.

Alexa Moreno, la única medallista mundial mexicana en gimnasia artística femenina, sufrió un golpe en la cabeza que le impidió terminar el control selectivo, por lo que se perdió un posible oro en el salto de caballo, su especialidad.

En la misma disciplina, la experimentada Elsa García, quien está en su temporada de regreso tras una cirugía en la espalda, declinó participar por una lesión en el tendón de Aquiles.

Aunque la meta es por lo menos igualar las 22 medallas de oro y 95 totales de Toronto 2015, el pronóstico real, de acuerdo con las autoridades deportivas mexicanas, es menor. Ana Guevara vaticinó 19 preseas doradas, pese a que para esta edición debutan en el programa el surf, el fisicoculturismo y el baloncesto 3x3.

Los 19 oros difícilmente alcanzarían para el top 5 del medallero. Hace cuatro años, Colombia ocupó la quinta posición con 27 metales aúreos, mientras que el séptimo, debajo de México, fue Argentina, con 15.

Si bien México derrotó a Colombia en su territorio el año pasado, eso no necesariamente se reflejaría en automático en el escenario Panamericano. En Barranquilla, México dominó las pruebas de natación, uno de los deportes que más medallas entregan, pero a nivel continental Estados Unidos, Canadá y Brasil se reparten la mayoría de los primeros lugares.

Publicidad

Mismo caso el del atletismo, en el que Estados Unidos es la principal potencia, con Cuba como máximo adversario latinoamericano.

La delegación mexicana está liderada por la clavadista Paola Espinosa, doble medallista olímpica y cuádruple olímpica, y por Paola Longoria, la raquetbolista que se ha mantenido como la número uno del mundo desde hace una década.

Pero, aunque no hay medallistas de Río 2016 en la delegación, sí los hay de Londres 2012. Además de Espinosa, competirán sus colegas Iván García y Alejandra Orozco, además de las arqueras Aída Román y Mariana Avitia, quienes concursarán al lado de Alejandra Valencia, cuarto lugar en los pasados Olímpicos.

También la tiradora Alejandra Zavala, cuarto lugar olímpico, y los taekwondoínes medallistas mundiales de Manchester 2019 Brandon Plaza y Carlos Sansores, además de Briseida Acosta.

Jhony Corzo buscará ser el primer campeón de Juegos Panamericanos en el surf tras proclamarse monarca del orbe en 2017.

En otra de las pruebas no olímpica, probará suerte el patinador Jorge Luis Martínez, quien ya ha sido campeón mundial.

Publicidad

Sin embargo, llegar a las dos decenas de oros sería una actuación que puede considerarse positiva para México en Lima 2019.