Tokyo 2020 piensa en una ‘burbuja segura’ ante el COVID-19

Planean no exigir cuarentena a los atletas y que la vacuna no sea obligatoria para los JJOO.

TUDN Y EFE
logo

En Tokyo 2020 se plantean la idea de eximir a los atletas extranjeros que lleguen a competir en los Juegos Olímpicos pero limitando limitar sus movimientos dentro de la Villa Olímpica para prevenir contagios de coronavirus y además que la vacuna no será un requisito para realizar el evento.

Esta es una de las opciones que han comenzado a discutir este viernes el comité organizador de Tokyo 2020 y las autoridades en Japón, para formar la estrategia que prevendrá contagios a la llegada de espectadores y atletas y poder sacar adelante los Juegos en el contexto de la pandemia por el COVID-19.

"Empezamos a debatir contramedidas para organizar unos Juegos seguros para espectadores y atletas, lo que constituye nuestra máxima prioridad", dijo el director ejecutivo del comité organizador, Toshiro Muto.

Entre esas ideas se ha considerado "ofrecer un tratamiento especial" para los atletas a la hora de pasar los controles migratorios y sanitarios al entrar en Japón, y aunque "aún no se ha decidido nada y todo dependerá de la situación de la pandemia en ese momento" según las palabras de Muto.

Por otro lado, la vacuna contra el coronavirus no será requisito para la realización de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos postergados para el próximo año, “No es un prerrequisito”, destacó Muto sobre la vacuna.

“El Comité Olímpico Internacional y la Organización Mundial de la Salud de antemano discutieron este asunto. No es una condición para la realización de los Juegos de Tokio 2020. Una vacuna no es un requisito. Por supuesto, si la vacuna ha sido desarrollada es algo que realmente agradecemos. Y para Tokio 2020 esto sería grandioso. Pero si me preguntan si es una condición —no lo es”. comentó Muto.

La ministra japonesa para los JJOO, Seiko Hashimoto, señaló que le gustaría "abordar medidas para evitar una caída del rendimiento de los atletas" relacionada con la cuarentena obligatoria que aplica Japón a los viajeros que llegan a su territorio.

En Japón actualmente se prohibe la entrada a ciudadanos de 159 países o a viajeros que hayan pasado por éstos, incluyendo Europa y gran parte de Asia, así como del continente americano.

Japón también exige a los residentes extranjeros procedentes de esas zonas consideradas de riesgo someterse a pruebas PCR antes de tomar el vuelo y otro a su llegada a territorio nipón, además de obligarles una cuarentena de 14 días.

La cuarentena, que también se aplica a los ciudadanos japoneses que regresen del extranjero, podría no aplicarse a los atletas olímpicos si salen adelante las propuestas discutidas hoy.

Los deportistas sí tendrían que someterse a una doble prueba del COVID-19 antes de viajar a Japón y otra a su llegada y se les limitarían sus movimientos a la Villa Olímpica y a las instalaciones deportivas sin poder salir de las mismas.

Una vez definidas estas medidas de seguridad sanitaria, así como posibles sanciones en caso de incumplimiento por parte de atletas, deberán ser consensuadas con las federaciones internacionales y con el Comité Olímpico Internacional.

"Hoy tratamos de avanzar en las discusiones y compartimos los principales desafíos, pero no hemos entrado en esos detalles, eso será en el futuro", dijo Muto, quien también recalcó la voluntad de los organizadores de acordar las medidas con todos los actores implicados.

Esta fue la primera reunión dedicada a abordar las medidas de seguridad sanitarias para los atletas previa a su llegada a Japón y su estancia en el territorio durante los Juegos Olímpicos y habrá más reuniones para definir estos temas a lo largo del mes.

En octubre, se estudiarán medidas para representantes de comités olímpicos nacionales, federaciones, el COI o medios de comunicación y voluntarios y se espera que en noviembre se debatan las garantías de seguridad para los espectadores que si esperan poder recibir en la ejecución de los JJOO.

Esperan tener un informe a finales de año con todas las posibles medidas de seguridad sanitaria para los Juegos Olímpicos.