Óscar Salazar, decepcionado por baja clasificación de México a JJOO

El medallista olímpico en Atenas 2004 y actual entrenador de Egipto señaló fallas en el equipo mexicano de cara a Tokio 2020.

logo

Por Beatriz Vázquez

Junto con su hermana Iridia, Óscar Salazar se convirtió, en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 en el primer mexicano en subir a un podio junto con su hermana, ambos en el mismo deporte, el taekwondo, él con plata y ella con bronce.

A 16 años de distancia, Óscar vive lejos de sus raíces y está al frente de una selección olímpica que no es la de su país, sino la egipcia, en El Cairo, desde donde lamente profundamente el que su país, su deporte, haya apenas conseguido boleto para dos representantes para los Juegos que todos esperamos se puedan realizar el próximo año en Tokio, pero vía telefónica externa sus puntos de vista, validados por su experiencia como competidor, medallista olímpico y entrenador.

MÁS DEPORTES

“Yo lo veo muy mal, me siento muy triste por eso”, confiesa Salazar Blanco. “Pero desafortunadamente creo que es algo que tiene que pasar o que tenía que pasar para que México, el país en sí, el deporte también, se dé cuenta de que se están haciendo mal las cosas. Cuando fui parte de la selección nacional, en un principio me sentí muy halagado por ser parte de mi selección, pero como entrenador, al ver cómo se suscitaban las situaciones y la manera en la que (los seleccionados) desesperadamente buscaban cambios y no llegaban, me desmotivó y por eso fue también que decidí salirme de ahí”.

Salazar, quien también fuera tres veces oro en Campeonato Panamericano de Taekwondo, recuerda que Brandon Plaza, quien asistiera al Preolímpico Continental de Costa Rica a mediados de marzo por el boleto en menos de 58 kgs., sin éxito, se acercó a él cuando todavía era parte del cuerpo de entrenadores, previo a los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018, para externarle su incomodidad por la falta de atención que algunos de los taekwondoínes tenían, y que en su caso había sembrado en su mente la opción del retiro, lo que creó diferencias internas.

Fue precisamente en esa división en la que Óscar obtuvo la plata olimpica, y también la misma en el que, cuatro años después, en Beijing 2008, Guillermo Pérez se llevó el oro.

“Una lástima que la categoría de 58 kgs. no pudo clasificar, esa era en tiempo atrás la categoría insignia de nuestro país, dando medallas, pero desafortunadamente no se pudo y no es porque la calidad de los deportistas en esta categoría bajara, sino simplemente por una muy mala preparación, los deportistas prácticamente se preparan solos, no tienen un seguimiento”, señala contundente a más de 12 mil kms. de distancia de la Ciudad de México y tras recordar que Egipto, por primera vez en su historia, irá a los Olímpicos con equipo completo, dos hombres y dos mujeres.

Conocedor del nivel de los seleccionados mexicanos, el hoy entrenador de Egipto intentó realizar un campamento con su equipo previo al preolímpico africano, sin embargo, encontró puertas cerradas y constantes negativas por lo que finalmente trabajó con selecciones universitarias de un plantel privado en Monterrey y Querétaro y entre decepción e incredulidad, Óscar recuerda que en los círculos oficiales lo calificaron de espía.

“Cuando yo fui competidor, los entrenadores nacionales de ese tiempo me usaban a mi como coach auxiliar, yo fui capitán como diez años de la selección nacional y tenía experiencia”, y agrega: “pero si me decepcionó muchísimo que mi propio país, por venganza, evitara que yo pudiera entrenar, inclusive en el estado donde vivo (Querétaro), que me negaran el uso de instalaciones”.

Mientras tanto, como el resto de los deportistas en todo el mundo, espera que la pandemia de la COVID-19 termine y que todas las actividades, deportivas, sociales, económicas, se regularicen, pero suma su voz a la petición de permanecer en casa para disminuir el contagio y espera que las decisiones futuras en su deporte, en su país, permitan que le regresen el brillo.

Taekwondo - Olympics: Day 15

La medallista olímpica sigue trabajando duro

Jamie Squire/Getty Images

1 / 10