Cuauhtémoc Blanco al Tri Olímpico: "Pongan corazón y pantaloncitos"

El exjugador del Tricolor reveló la clave para enfrentar a Brasil en Tokyo 2020.

ÁLVARO CRUZ SANTIBÁÑEZ
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

El ídolo del futbol mexicano, Cuauhtémoc Blanco, pidió al Tri Olímpico que pongan algo más que buen futbol ante Brasil por el pase a la final de Tokyo 2020, pues ante un rival de jerarquía se debe complementar el estilo con personalidad y carácter. Brasil quiere la revancha por la final olímpica en Londres.

“Meterle mucho corazón, pantaloncitos… hay mucho por donde le podemos ganar a Brasil, hay buenos jugadores en la Olímpica y tienen una gran oportunidad”, señaló el actual Gobernador del estado de Morelos.

Además, dejó claro que México tiene todo el material humano para poder conseguir una victoria, no hay desventaja respecto a los brasileños y lo demostraron con la goleada sobre Corea del Sur.

“Ojalá, hay una buena generación de jugadores, Dios quiera y les vaya bien. No es fácil porque van con un equipo complicado como es Brasil, pero como siempre he dicho ‘tenemos dos ojos, dos piernas, dos brazos’, a meterle… meterle mucho corazón”.

Blanco jugó los Juegos Olímpicos de Atlanta 96 donde el Tri cayó con Nigeria en la segunda ronda, equipo que a la postre fue campeón, por eso considera que el duelo ante Brasil “no va a ser fácil, yo jugué las Olimpiadas de Atlanta 96, pero bueno, tiene un gran equipo la selección mexicana”.

Por último, señaló que le gustaría Japón como rival en la final olímpica, para cobrar revancha de la derrota en fase de grupos. Los nipones van contra España en la otra llave semifinal y han mostrado un nivel de juego excepcional.

“Sí, fíjate que el otro día, antes de que jugaran con Japón me preguntaron y hay que tener cuidado porque juegan muy bien, haz de cuenta que se reproducen, corres, te lo quitas y ahí los tienes otra vez. Sería buena revancha y un gran partido, pero primero el paso a paso, hay que ganarle a los brasileños”.

Henry Martín no le tiene miedo a Brasil, aunque a su mamá sí