Chusovitina, la uzbeka que ganó con Alemania y curó cáncer de su hijo

Se retiró después de tres Juegos Olímpicos, pero la leucemia de su hijo la llevó de vuelta.

ÁLVARO CRUZ SANTIBÁÑEZ
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

La gimanasta de 46 años y ocho Juegos Olímpicos en su palmarés, Oksana Chusovitina , puso fin a una carrera que se extendió 20 años más de lo planeado. El punto de inflexión fue la leucemia que le detectaron a su hijo Ashler a los tres años, lo que llevó a la gimnasta a dejar Uzbekistán y competir con Alemania para curar a su hijo.

Se preguntarán ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? Mucho. Tras ganar el oro en Barcelona 92 con el equipo unificado, Chusovitina compitió por su país en Atlanta y Sidney, a los 25 años y tras ser madre decidió retirarse, pero cuando su hijo enfermó se fue a vivir a Alemania para tratar su enfermedad con los mejores médicos.

Participó en Atenas 2004 y decidió dejar el deporte para centrarse en su hijo, sin embargo, ella y su marido no contaban con el dinero necesario, fue cuando Alemania le ofreció naturalizarse para guiar al equipo de gimnasia a Beijing 2008 y pagar el tratamiento de su hijo. Ashler superó la Leucemia.

En Los Juegos Olímpicos de 2008 llevó a las jovenes gimnastas alemanas a una buena participación y ella ganó plata en la prueba de salto. Salvó a su hijo del cáncer y se embolsó su segunda medalla olímpica 16 años después.

En Londres 2012 volvió a competir por Uzbekistán, pero no ganó medallas. Decidió retirarse para disftutar la adolscencia de su hijo, pero e espíritu olímpico la impulsó a competir en Río 2016 con 41 años y cerrar su ciclo en Tokyo 2020 con 46 de edad.

Tra no conseguir avanzar a la final, atletas y jueces se levantaron de sus asientos para aplaudirle y reconocer su labor como atleta en ocho Juegos Olímpicos, pero sobretodo, su labor como madre, el nunca desistir para curar la leucemia de su hijo y consagrarse como una deportista histórica de un legado perene.

¡Adiós, leyenda! Chusovitina se va tras 8 Juegos Olímpicos