Caeleb Dressel consigue su primera medalla de oro en Tokyo 2020

El llamado a ser 'nuevo rey' de la Natación empieza bien; Ledecky pierde su trono.

TUDN Y EFE
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

El estadounidense Caeleb Dressel logró la primera de las seis medallas de oro a las que aspira a los Juegos Olímpicos de Tokio, tras contribuir decisivamente al triunfo del cuarteto norteamericano en la prueba de relevo 4x100 libre.

Dressel, que nadó la primera posta en un tiempo de 47.26 segundos, situó en primera posición al equipo de Estados Unidos, que ya no perdió nunca la cabeza de la prueba.

De hecho, el cuarteto norteamericano fue poco a poco ampliando su ventaja con los relevos de Blake Pieroni, Bowen Becker y Zach Apple, que cerró el relevo, para apuntarse finalmente el triunfo con un tiempo de 3:08.97 minutos.

Más de un segundo menos que el equipo italiano, que se colgó la medalla de bronce con un tiempo de 3:10.11, y casi un segundo y medio menos que Australia, que logró alcanzar con un crono de 3:10.22 el tercer escalón del podio, gracias a una sensacional posta final de Kyle Chalmers, el campeón de los 100 metros libre en los Juegos de Río.

-Ledecky abdica en la alberca olímpica

La australiana Ariarne Titmus se apuntó el triunfo en el primero de los tres duelos que protagonizará con Katie Ledecky en los Juegos de Tokio, tras imponerse este lunes a la norteamericana en la final de los 400 libre.

Una derrota que todavía es pronto para considerarla el final del reinado de Ledecky, la hasta ahora número uno de la natación mundial, que ha encontrado en la joven australiana la rival de la que había carecido en los últimos años,

De hecho, Titmus ya arrebató a Ledecky la medalla de oro en esta misma prueba en los Mundiales disputados en el verano de 2019 en la ciudad surcoreana de Gwangju,

Resultado que no pocos achacaron a la enfermedad, nunca especificada, de la norteamericana, que dos días después se vio obligada a renunciar a participar en la final de los 1.500, en la que Ledecky partía con el mejor tiempo de todas las participantes.

Sin embargo, el triunfo de Titmus, tras una espectacular remontada en el último largo, abrió las puertas a una posibilidad hasta entonces inimaginable: la invencible Ledecky era batible.