Andrew Landry lidera el U.S. Open

Andrew Landry necesita de un golpe para imponer un récord en Oakmont y encabezar la primera ronda del U.S. Open

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

OAKMONT, Estados Unidos, Jun. 17, 2016.- Andrew Landry necesitó de un solo golpe el viernes para imponer un récord en Oakmont y encabezar la primera ronda pasada por agua del U.S. Open, una que duró más de 32 horas.

Y Dustin Johnson necesitó de una sola ronda para convertirse en protagonista.

Landry calentó con unos 50 putts, y luego terminó su ronda con uno de 10 pies para birdie con lo que completó una vuelta de 4 bajo par, 66, con lo que encabeza el torneo por un golpe de ventaja sobre Lee Westwood y Johnson. Fue la ronda inicial más baja entre los 10 Majors que se han disputado en Oakmont, con lo que se rompió la marca impuesta por Ben Hogan en el U.S. Open de 1953 e igualada por Tom Watson en el PGA Championship de 1978.

"La historia es la historia", dijo Landry. "Yo solo estoy jugando al golf".

Fue la primera vez en 30 años que un novato del U.S. Open terminó como líder en solitario tras la primera ronda.

Landry, de 28 años, procedente de la clasificación y número 624 del mundo ya había dejado el campo cuando Johnson comenzó su ronda. Johnson, la desconsoladora historia de Chambers Bay, cuando perdió el U.S. Open al hacer tres putts desde 12 pies en el último hoyo, jugó el viernes sin bogeys sobre el campo de Oakmont, que aún se encuentra delicado luego de los casi 8 centímetros (3 pulgadas) de lluvia que recibió.

"Aún es difícil jugar", recalcó Johnson.

Los números sugieren otra cosa, al menos en la primera ronda. Aspirar al par parecía algo descabellado durante las rondas de práctica cuando el campo estaba firme. Ahora que está húmedo, hubo 11 rondas en los 60, con lo que se iguala el número de marcadores en los 60 en primera ronda de los cuatro U.S. Opens combinados que se han realizado en Oakmont.

Westwood finalizó con dos birdies para firmar 67 golpes, su inicio más bajo en un U.S. Open y apenas la tercera ocasión en 17 apariciones que inicia con una ronda bajo par.