Raúl Méndez | Las peligrosas reincidencias de Omar Govea

El jugador ya había sido condenado en Portugal por conducir en estado de ebriedad.

logo

8 de octubre de 2016. 6:32 a.m. Un auto de manufactura alemana que circula sobre la calle Escuela Normal en la ciudad portuguesa de Porto es detenido por una patrulla para una inspección de rutina.

El conductor es sometido a una prueba de alcoholemia. Rebasa el límite permitido: 1.28 g/l de alcohol en sangre. El máximo tolerable es 1.216 g/l. El infractor tampoco porta una licencia para conducir en Portugal, como lo exige el reglamento de tránsito local. Se trata de Omar Nicolás Govea García, mexicano de 20 años que apenas cuatro meses atrás había fichado por el club Porto.

El futbolista fue remitido al Juzgado de lo Penal del Tribunal Judicial de Distrito de Porto. La Fiscalía presentó una acusación pública y solicitó la intervención del Tribunal Singular en contra de Govea, quien en su declaración aceptó que actuó “libre, deliberada y conscientemente” a sabiendas de que su conducta está prohibida y se castiga por ley. Se le imputaron los delitos de conducir sin permiso legal y conducción de vehículo en estado de embriaguez.

De acuerdo con las Convenciones de Ginebra y de Viena, la licencia mexicana le permitía a Govea conducir durante un máximo en 185 días en Portugal. Logró librar la infracción relativa al permiso de conducir porque estaba aún dentro el plazo establecido.

En Portugal conducir bajo los efectos del alcohol tiene una pena de hasta un año de prisión, una fuerte multa económica y la prohibición de manejar hasta por un plazo de tres años.

Govea fue condenado por conducir un vehículo en estado de ebriedad. Mediante el pago de una multa de 3,600 euros -sanción diaria de 60 euros durante 60 días- evitó ir a prisión subsidiaria de 40 días. El dinero no lo es todo en la vida, pero cómo ayuda en momentos como este.

Fuentes cercanas confirman que poco después Govea replicó esta conducta. Por eso le suspendieron la licencia y estuvo a nada de pisar la cárcel. Esta es la razón por la que el futbolista mexicano salió del Porto.

Lo sucedido las primeras horas del 2 de agosto de 2020 en Bélgica es otra alarma encendida. Claramente, Omar Govea necesita la ayuda de especialistas para evitar una tragedia. Por fortuna, sus conductas inapropiadas no han dejado víctimas que lamentar… hasta ahora.

La lista de futbolistas con desenlaces fatídicos por el consumo de alcohol es considerable.

No generalicemos, pero muchos jugadores equivocan el rumbo. Desde la sensación de poder tienen conductas erradas y actúan imprudentemente sin medir las consecuencias para otros y para ellos mismos.

Omar Govea tiene una nueva oportunidad que debe aprovechar. Le toca aceptar las posibles sanciones que las autoridades belgas y su club Zulte Waregem le impongan. Por la gravedad de la indisciplina no entra en planes y casi con total seguridad saldrá del equipo.

Lo más importante para Govea: hacer un ejercicio de introspección y ponerse en la mente que tiene algo pendiente por reparar.

Hasta la próxima semana. ¡Cuídense mucho, por favor!