Raúl Méndez | Arsenal, Chelsea y United prometen volver

Comenzó la temporada en la Liga Premier y sigue siendo modelo de gestión por donde se le vea.

logo

Comenzó la temporada en la Liga Premier y sigue siendo modelo de gestión por donde se le vea.

Arsenal, Chelsea y Manchester United impulsaron su creación y convencieron al resto que para tener una liga interesante como producto debía ser competitiva por lo que establecieron un sistema más equitativo en la repartición de las ganancias por derechos de transmisión, su mayor fuente de ingresos.

De esa manera todos, hasta el recién ascendido, tendrían los recursos suficientes para armar equipos sólidos.

Con el paso de los años la liga ha atraído a millonarios de las naciones más ricas del mundo para invertir y aumentar su portafolio de compañías multinacionales.

En la actualidad, Arsenal, Chelsea y Manchester United luchan por recuperar la supremacía de la liga que ayudaron a refundar, pero que ahora está en manos del Liverpool y Manchester Cty.

Al ser el torneo que incentiva la competencia con los presupuestos más altos del mundo capta a los entrenadores más cotizados como Jürgen Klopp, Pep Guardiola, José Mourinho y Carlo Ancelotti, por ejemplo.

Sin embargo, los tres clubes en cuestión han apostado por jóvenes que conocen la casa.

El Arsenal de la familia Kroenke con inversiones en la NFL, NBA, NHL y MLS apostó por el retorno del español Mikel Arteta, quien después de retirarse como jugador se convirtió en el segundo de Guardiola en el City. Antes habían fracasado con la elección del también ibérico Unai Emery tras los 22 años del legendario Arsene Wenger en la banca.

Al mando de los Gunners desde diciembre, a sus 38 años Arteta ya ha ganado una Copa FA al Chelsea, tras eliminar en semifinales al equipo de su mentor, y una Community Shield a costa del Liverpool.

Para crecer su proyecto, Arteta necesita la renovación de su capitán Pierre Emerick Aubameyang cuyo contrato vence al final de la temporada. Jóvenes como Aisland Maitland-Niles, Bukayo Saka, Eddie Nketiah y Joe Willock pueden ser la base para los años futuros. Además de asegurar a Aubameyang, debe atraer jugadores de ese nivel para contender por el campeonato. Puede vencer a los grandes en torneos cortos pero difícilmente ser consistente en un periodo largo como en la liga.

En el Manchester United del clan Glazer también con propiedad en la NFL, han mantenido al noruego Ole Gunnar Solksjaer como su entrenador. Acabó toda una cultura organizacional con el retiro de Sir Alex Fergusson en el 2013 y desfilaron David Moyes, Ryan Giggs de interino, Louis Van Gaal y Mourinho sin éxito hasta que le dieron la oportunidad a Solksjaer, uno de los héroes en aquella final memorable de la Champions de 1999 en la que remontaron al Bayern Munich en el Camp Nou.

Fergusson demoró cuatro años en ganar un título, el noruego va para dos años en blanco aunque la sensación es que está construyendo un equipo prometedor. Atrás David de Gea debe recuperar el nivel que le dio el mejor sueldo de la liga, Harry Maguire liderar la zaga, Paul Pogba concentrase en el United y dejar de pensar en Real Madrid porque el portugués Bruno Fernandes ha demostrado que puede ser el referente y necesita socios como el francés. Adelante el tridente goleador que integran Marcus Rashford, Anthony Martial y Mason Greenwood tiene un potencial para marcar época.

Y por último, el Chelsea del oligarca ruso Roman Abramovich que históricamente ha tenido una predilección por los estrategas italianos. Claudio Ranieri estaba cuando el empresario compró a los Blues y después pasaron Carlo Ancelotti, Roberto Di Matteo, Antonio Conte y Mauricio Sarri.

Esta vez apostó por Frank Lampard, el mediocampista que se retiró como el máximo goleador del club y que ya pintaba para ser entrenador siguiendo el legado de su padre así como de su tío Harry Redknapp. En su primera experiencia estuvo a punto de ascender a la Premier con Derby County pero perdió la final del Playoff frente al Aston Villa.

Abramovich lo eligió para suceder a Sarri la temporada pasada en un movimiento estratégico para afrontar la sanción de no fichar. Sin refuerzos, los jóvenes en el campo y Lampard en la banca tendrían un primer año de aprendizaje. Y así aparecieron Mason Mount y Tammy Abraham, principalmente. El dinero que no pudo gastar se acumuló y ahora ha sido invertido en el mayor desembolso del continente en plena crisis económica mundial.

En su primera campaña Lampard estuvo a punto de conseguir su primer título mas perdió la final de la Copa FA ante Arsenal. Con la llegada de Timo Werner, Kai Havertz, Hakim Ziyech, Ben Chilwell y Thiago Silva crecerá la presión y el mecenas ruso no presume de ser paciente.

El tridente amenaza con volver o, al menos, acercarse a los Reds y los Citizens que están en otro nivel supremo.