Hugo Salcedo | Se extingue el #9 y #10

Así como el 10, el 9 de área es sin duda otra posición qué cada día es más difícil ver en el terreno de juego.

logo

La evolución del fútbol ha sido más que significativa, se emplean nuevas estrategias, tecnologías y métodos para buscar los objetivos trazados.

Dentro de estos cambios y evoluciones hay algunas circunstancias que son más que visibles y que tal vez nos gustaría que fuera diferente.

Durante décadas portar el número 10 en el dorsal era una distinción para la que no todos estaban preparados, no era solo un jugador que vendiera camisetas o que fuera figura en el equipo, además debía cumplir obligatoriamente con algunas condiciones: ser el cerebro creativo, jugador de notable técnica individual, inteligencia y panorama futbolístico.

Hoy esa posición de “10” ha desaparecido, si bien es cierto portar ese número siguen siendo una gran lujo, en la cancha ese jugador ya es como todos los demás un elemento a disposición de la estrategia empleada.

Publicidad

Es imposible imaginar que este jugador como sucedía en antaño se concentra únicamente en el juego ofensivo, ahora es necesario que ofrezca marca y presión al rival para recuperar lo más pronto el balón.

Pero este no es el único puesto que está a punto de desaparecer, el 9 de área es sin duda otra posición qué cada día es más difícil ver en el terreno de juego.

Deleitarse con goleadores como Robert Lewandowski o Luis Suárez en la actualidad es un auténtico lujo, sin embargo en un futuro no muy lejano tal vez sea tan solo el recuerdo de lo que alguna día fue.

Barcelona y las selecciones de España y Alemania han logrado recientemente cosas importantes sin ocupar a ese 9 fijo dentro del área.

Publicidad

Se prefiera movilidad en el frente de ataque con el objetivo de reducir la referencia de marca para el rival.

Hoy los #9 son completamente diferentes; ya no son solo grandes, fuertes y con gran poder en la definición, además han tenido que evolucionar técnicamente, ser más rápidos e inteligentes sin perder el instinto goleador. Erling Haland es el prototipo del nuevo centro delantero.

Disfrutemos cada puesto y las funciones que ocupan en el terreno de juego, no sabemos si futuras evoluciones en las tácticas, nos tengan alguna nueva sorpresa.