Hugo Salcedo | Que deje algo bueno la pandemia

En Europa hasta 350 equipos han reportado pérdidas multimillonarias que cambiarán el rumbo de ligas y contrataciones.

logo

Hace más de un año que la pandemia de Covid-19 comenzó a invadir el territorio mundial, en aquel entonces nadie imaginaba el impacto que tendría en todos sentidos este problema de salud.

El deporte comenzó a afectarse de inmediato con suspensión de partidos, competencias y posteriormente incluso eventos internacionales como la Eurocopa, Copa America y Juegos Olímpicos.

Fueron semanas en donde las ligas estuvieron detenidas y los jugadores en el mundo buscaron los métodos para entrenar de la mejor forma desde sus hogares, situación que posteriormente afectó su capacidad física.

Hoy podemos ver lesiones musculares en un número más elevado de lo habitual, incluso se han presentado porteros que se lesionan en pleno partido, algo pocas veces visto antes de la pandemia. Sucedió con el arquero del Eibar Marcó Dmitrovic y en la Liga BBVA MX con Ángel Malagon.

Pero sin duda el impacto más grande es en la economía de los clubes. En Europa hasta 350 equipos han reportado a la UEFA pérdidas multimillonarias que seguramente marcarán el rumbo de las instituciones para futuras temporadas, incluso los más poderosos verán afectadas sus intenciones de reforzar las plantillas.

Los grandes costos por jugadores deberá ser menor y eso puede ser un factor positivo en el futbol mundial. Contrataciones de 100, 150 o 200 millones de euros están completamente alejadas del mundo real, son cifras que ahora se deberán ajustar necesariamente.

Los clubes no podrán sumar tantos jugadores y eso los obligará a generar en sus divisiones inferiores los jóvenes que puedan ser promovidos y utilizados, siendo este otro factor positivo que le podemos encontrar a los efectos de la pandemia.

La pandemia nos ha alejado de muchos afectos, familiares a los que no hemos podido ver con asiduidad, cuando esta pesadilla termine y veamos nuevamente a todas esas personas de las cuales hemos estado alejados demostremos todo el cariño y cuanto se les ha extrañado .

Valoremos también y cuidemos la maravillosa posibilidad de asistir a los estadios, nos hemos dado cuenta en todo este tiempo cuanto se extraña vivir el futbol en los escenarios sin importar si asistimos a trabajar o simplemente a disfrutar como aficionados.

No volvamos a incurrir en situaciones absurdas como aquel desagradable grito desde las tribunas, ya vimos cuanto extrañamos no poder estar apoyando a nuestros equipos favoritos.

Esa deberá ser otra condición favorable que nos deje esta terrible pandemia.

Sigamos siendo responsables de nuestras actitudes y comportamientos, esto aún no se termina, y sobre todo busquemos y apliquemos situaciones que puedan ser positivas de esta pandemia que ha cambiado nuestras vidas para siempre.