Hugo Salcedo | La grandeza de Guillermo Ochoa

Es imposible no reconocer que se trata de una auténtica leyenda.
Lead
Por:
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Debutó en febrero del 2004 y de inmediato dejó claro que se trataba de alguien diferente. Guillermo Ochoa se estrenó en primera división con un un espectacular manejo de emociones y presión que no correspondían a un joven de su edad.

Aquel partido en el estadio Azteca frente a Rayados fue el inicio de un espectacular carrera profesional.

Desde ese momento ha forjado una trayectoria impecable dentro y fuera de la cancha, se ha consolidado como un líder natural, predica con el ejemplo y eso es admirable en todo momento.

Su calidad y mentalidad lo llevaron al viejo continente donde pasó tragos amargos en sus experiencias en Francia y España. Esos duros golpes, incluido el descenso, forjaron aún más el imponente carácter que siempre le ha permitido destacar.

Con selección en cualquier evento y momento, incluida la medalla de bronce en Tokio 2020, los mundiales y el resto de los torneo en lo que ha podido participar, siempre lo ha hecho con el profesionalismo y entrega que identifican a los grandes ídolos, eso jugadores que hay que admirar y reconocer en todo momento.

Es válido pensar que no es el mejor arquero mexicano de la historia, se puede señalar que no te cae bien, lo que es imposible es no reconocer que se trata de una auténtica leyenda y qué afortunados somos de poder disfrutar aún sus espectaculares actuaciones partido a partido con el America y la selección mexicana.