Hugo Salcedo | El futbolista que venció lo imposible

Santi Cazorla superó lesiones y contradijo a quienes aseguraban no volvería a jugar.

logo

El futbolista que venció lo imposible.

La convocatoria de Luis Aragonés para la Eurocopa del 2008 presentó dos grandes novedades, incluyó en la lista de definitiva a Sergio García y Santi Cazorla quien había debutado en selección mayor tan solo un mes antes del arranque del torneo, Raúl González se quedó fuera y esa fue sin duda la gran novedad del experimentado estratega español.

Publicidad

No llamar a Raúl parecía una apuesta muy arriesgada, sin embargo el tiempo hizo imposible generar cualquier cuestionamiento por dicha determinación.

España logró la Eurocopa y fue el inicio de la etapa mas gloriosa en la historia de la “furia roja”.

Publicidad

Aquel verano fueron varios los equipos interesados en el “Mago”, unos de ellos el Madrid sin embargo no se concretó su salida y renovó con el cuadro del Villarreal.

El primer gran golpe en su carrera deportiva lo sufrió en abril del 2009, la fractura de peroné fue el inició de un interminable calvario de lesiones, dolor y recuperación.

Esa lesión le impidió llegar a tiempo al mundial de Sudáfrica donde la selección española nuevamente se alzó con el trofeo.

Su recuperación fue plena y regreso al mejor nivel para volver a ser considerado en 2012, España lograba el bicampeonato de la Eurocopa y confirmaba que era la mejor selección del mundo con el Asturiano Cazorla incluido.

Publicidad

Ese verano el Arsenal de Inglaterra lo incorporaba a sus filas en lo que era un significativo progreso en su carrera deportiva.

Figura en la premier y habitual seleccionado español hasta que llegó el fatídico encuentro contra Chile en septiembre del 2013, ese día sufrió la fisura del tobillo y partir de ahí no solo su carrera sino incluso su vida cambió por completo.

Para diciembre del 2015 fueron los ligamentos de la rodilla los afectados y un años después la primera operación en el tobillo derecho.

Unos meses más tarde en otra cirugía al fin lograron saber el motivo de las constantes molestias en ese tobillo, se descubren bacterias que provocan infección en el hueso y que le han generado la pérdida de 8 centímetros del tendón de Aquiles.

Publicidad

En total fueron 8 procedimientos quirúrgicos en esa zona, era imposible tener piel para realizar las suturas por lo que le quitaron parte de su antebrazo, justo donde tenía tatuado el nombre de su hija, el mismo así lo decidió ya que representaba una motivación especial en la difícil recuperación.

Los médicos fueron muy claros con el pronóstico, Cazorla tenía que conformarse con poder caminar por el parque con sus hijos, volver a jugar profesionalmente resultaba poco menos que imposible.

Sin embargo un guerrero como el no iba a rendirse ni si quiera con toda esta pesadilla, fue así como el 18 de julio del 2018 volvió a las canchas con el Villarreal él equipo que siempre estuvo cercano en todo este doloroso proceso.

Esta próximo a cumplir 36 años y tal vez el adiós de este increíble ser humano este muy cerca, disfrutemos el tiempo que le queda y cuando decida decir adiós recordemos siempre el amor incondicional que tuvo por el fútbol, un amor que le permitió superar las barreras de lo imposible.