Simon Kjaer: “Después de lo que hemos pasado, merecemos seguir”

El jugador lamenta que Dinamarca no haya sumado ni un solo punto en la Euro 2020.

TUDN Y EFE
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Simon Kjaer, jugador de la selección de Dinamarca lamenta que no hayan sumado ningún punto al momento en la Euro 2020 y tras lo ocurrido con su compañero Christian Eriksen, cree que “merecemos seguir”.

La competencia de esta Eurocopa será recordada por el colapso que sufrió Christian Eriksen en el campo y a pesar de perder a su estrella, se mantuvieron superiores a sus rivales, pero sin sumar.

"Después de todo lo que hemos pasado, creo que nos merecemos seguir", afirmó Simon Kjaer en rueda de prensa y se dijo "confiado" en la victoria ante Rusia, si afición y público son capaces de crear la misma atmósfera que en el partido contra Bélgica.

Comparte con el guardameta Kasper Schmeichel que el ambiente que vivieron en el Parken fue “el más increíble" en sus carreras y esperan que mañana sea parecido.

Schmeichel dijo sentirse "muy agradecido y conmovido" por todas las muestras de apoyo al equipo danés llegadas de todo el mundo, pero tampoco olvidó la posición que ocupa el equipo.

"Estar con cero puntos es doloroso", afirmó el portero del Leicester.

Ambos tuvieron un papel destacado cuando Eriksen se desplomó en el minuto 43 del partido contra Finlandia. Kjær ayudó a reanimar al jugador y consoló a su novia, que había saltado al campo, lo que le ha valido numerosos elogios.

"Todos reaccionamos como nos pareció más apropiado. Fue una tarde que nunca olvidaremos", dijo el exjugador del Sevilla, que habló de un "proceso intenso" para superar el trauma, para el que los jugadores han contado con la ayuda de un psicólogo.

"Como capitán no puedes ser un actor, tienes que mostrarte como eres. Simon mostró lo gran persona que es, con una fuerza casi sobrenatural, se atrevió a aparecer vulnerable y sensible, a ser él mismo. Dinamarca no podría tener un capitán mejor", dijo Schmeichel.

Simon Kjaer mantuvo la cabeza fría y pudo salvar la vida de Christian Eriksen