Especialista señala que caída de Eriksen debe considerarse paro cardiorrespiratorio

Un especialista en traumatología del deporte habló de la importancia que tuvo el danés de ser rápidamente atendido.

TUDN Y EFE
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

César Quesada, especialista en traumatología del deporte y alto rendimiento deportivo de la clínica Ripoll y De Prado manifestó a EFE este sábado, tras el desvanecimiento del internacional danés Christian Eriksen en el partido de la Eurocopa, señaló que "debe considerarse paro cardiorrespiratoria".

"Es necesario recordar que cualquier deportista que cae al suelo sin mediar un traumatismo, se debe considerar de una parada cardiorrespiratoria y aplicar los protocolos para evitar una muerte súbita", afirmó.

"En situaciones como las que se han vivido este sábado se hace evidente la importancia de contar con personal cualificado en el terreno de juego, que conozcan los protocolos e incluso, disponer de un desfribilador semi-automático va a reducir la posibilidad de que, ante una parada cardiorrespiratoria, se produzca un desenlace fatal", declaró a Efe el doctor Quesada.

El doctor quiso remarcar la importancia de prevención y elogió los protocolos de la FIFA y la UEFA.

"Es muy importante resaltar las posibilidades que aporta la prevención, en forma de un electrocardiograma basal y reconocimiento médico deportivo para intentar reducir, en la medida de lo posible, la posibilidad de una muerte súbita", apuntó Quesada en referencia al gran susto protagonizado por Eriksen este sábado, en el partido que su selección acabó perdiendo (0-1), en Copenhague, ante Finlandia.

Otro especialista, Laurent Chevalier es copresidente del club de cardiólogos deportivos, agregó que se puede considerar un infarto y recalcó la importancia de ser atendido a tiempo.

"No hay duda, se le dio un masaje bastante largo, por lo que los médicos de emergencia juzgaron que estaba en paro cardíaco. Esto ocurre de forma bastante típica en los deportistas. No es cuando el jugador está corriendo que se siente mal, sino cuando está caminando. Casi siempre es así. Se trata de jugadores que han corrido en los segundos anteriores y ya no se preocupan por el balón, que padecen dolencias cardíacas. Cuando el atleta corre, el corazón se acelera. Cuando se detiene, el corazón vuelve a bajar", indicó.