Especial: El Diablo apuesta por sus entrañas

Disfruta del Especial de los Diablos Rojos del Toluca de Hernán Cristante de cara al Apertura 2016 de la Liga MX
placeholderLead
IMAGEN RELACIONADA: Especial: El Diablo apuesta por sus entrañas
Por: Redacción
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A pesar de las tormentas en las que se ha visto envuelto, hay algo que no se le puede reprochar al Deportivo Toluca: su claridad y tesón para confiar y mantener el rumbo hacia la que vislumbra como su tierra prometida.

La táctica está clara para los Rojos: sus entrañas son el elemento que les ayudará a reconstruir su grandeza, opacada después de aquel lejano ya Bicentenario 2010, cuando de la mano de José Manuel de la Torre lograron su último campeonato.

Partió uno de sus hijos pródigos, José Saturnino Cardozo, quien se quedó corto en su intento por hacer campeón al Toluca, con solo semifinales alcanzadas y una participación en Copa Libertadores que dejó una amarga sensación, pues parecía que le alcanzaba para mucho más.

La respuesta de la dirigencia escarlata fue contundente: apostar por otro elemento de casa. Ahora, el turno es de Hernán Cristante, quien en su etapa como portero de los Rojos consiguió seis Ligas y dos Campeón de Campeones.

Evidentemente, si con Cardozo había dudas acerca de sus blasones como técnico para sentarse en el banco mexiquense, con Hernán las hay aún más: será su primera presentación como estratega en una Primera División, luego de debutar en esta profesión hace un curso con Coras de Tepic, con el cual registró 4 triunfos, igual número de caídas y un empate en 9 partidos.

Así, con una ilusión recargada más en la nostalgia, en el pasado, Toluca tiene la meta de recobrar protagonismo. El armado del equipo para el Apertura 2016 pinta discreto, pero estable, al menos en cuanto a su plantilla se refiere.

Junto con Cristante, a los Choriceros regresó otro ícono de su última época de oro: Antonio Naelson, ‘Sinha’, quien busca ponerle fin a su laureada carrera en el equipo de sus amores. Los demás refuerzos representan, al dedillo, la historia de la mayoría de los refuerzos extranjeros que vienen a la Liga MX: cierto cartel, cierta expectativa, pero ninguna garantía de éxito.

Así mismo, de la institución mexiquense salieron elementos que jugaban roles secundarios, en su mayoría; salvo el caso del peruano Cristian Cueva, quien dejó buen sabor de boca y la sensación de que, con más tiempo y continuidad en la titularidad, pudo haberse convertido en un firme referente del equipo.

La suerte está echada: ‘para comenzar no se necesita ser el mejor, pero para ser el mejor si se necesita empezar’, frase que le viene a la perfección al proyecto de Hernán Cristante, el cual tiene ante sí la posibilidad de engrandecer su legado escarlata. Al final, un punto a su favor es que, si bien es una incógnita en el banco, aterriza en una entidad con una afición que le ama y eso le garantiza cierta paciencia y cobijo en los siempre complejos arranques de torneo.

Figura a seguir

Enrique Triverio. El argentino se ha erigido como el máximo exponente de la ofensiva toluqueña. Incluso, con él disminuido o ausente, fue como se dio el colapso de los Diablos Rojos en el último tramo de la temporada, en Liga y Libertadores.

Altas

Antonio Naelson ‘Sinha’, Luis Manuel García, Maikon Leite, Rodrigo Gómez.

Bajas

Cristian Cueva, Lucas Lobos, Liborio Sánchez, Miguel Centeno, Raúl Nava, Héctor Acosta, Francisco Gamboa.

Pronóstico

Incógnita. Con una plantilla competitiva, pero con una dirección técnica incierta, Toluca bien podría convertirse en un feroz competidor o bien hundirse de nuevo en el grisáceo océano de la mediocridad.