Enrique Ballester: El futbol sólo es el pretexto para hacernos la vida más feliz

El galardonado periodista y escritor español explica la vida con el deporte de sus amores.

PATY TERÁN Y MIGUEL CABALLERO
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Actividad, profesión o pasión. No es precisamente el orden que Enrique Ballester le da al futbol, el periodista español que intenta explicar la vida con el deporte que lo atrapó y se convirtió en su pretexto.

Cada uno elige cómo vivir sus momentos en el plano terrenal. Ballester tiene claro que sus etapas vitales se definen con un balón ─o viceversa─.

“Siempre he descubierto el mundo a través del futbol, ya sea jugando o como periodista deportivo o como hincha. Para mí, desde el principio ha sido muy fácil enlazar las dos cosas porque el futbol ha sido un aspecto crucial en mi vida en todo ámbito”, comenta a través de una videollamada en tiempos de pandemia.

Apenas unos minutos antes, Enrique Ballester había sido galardonado con el Premio Panenka al Mejor Libro de 2020 por Otro libro de fútbol, el tercer libro de su carrera, donde recopila algunos de sus artículos literarios publicados semanalmente en los diarios Levante-EMV y El Periódico.

Enrique Ballester y el 'Santa Claus' de los goles

En un cuarto iluminado, ya experto en cómo utilizar el Zoom después de tantas charlas por este medio, el fiel aficionado al Castellón de la Segunda División Española, está en el medio campo esperando el silbatazo inicial.

A más de un año sin poder estar en el lugar donde sucede la magia, Enrique recuerda, más que con nostalgia, con fascinación, que la emoción de ir a un estadio y contar lo que pasa a través de la crónica es algo que le sigue emocionando.

“Cada vez se escriben más notas a través de la televisión o de manera telemática, pero yo creo que es importante estar para contarlo, porque las emociones, las sensaciones del estadio es lo que me cautivó del futbol.

“… con el futbol yo he conocido cómo es la vida, que pocas veces la realidad está a la altura de nuestras expectativas y nuestros sueños y eso, muy de vez en cuando, el futbol nos lo da, y por eso aguantamos todo ese camino que a veces tiene muchas penurias porque la recompensa es tan grande que vale la pena”.

Al de Castelló se le lee porque dice todo eso que cada amante del futbol intenta explicar sin tener el mismo éxito, y puedes identificarte fácilmente con él bajo su premisa de que lo normal en la vida es perder, si acaso empatar de vez en cuando.

“Ser de un equipo que pierde y no ser muy guapo es lo normal en la vida y no hay que frustrarse por eso; entonces es cuando valoras más esos momentos de victoria y de alegría, pero es peligroso ese mensaje que nos dan continuamente del que no gana, el que no es número uno, es un fracasado, cuando no siempre es así. Ni en el futbol ni en la vida”.

Ballester coquetea con los límites de la literatura y el periodismo, por lo tanto, los dos conceptos se complementan entre sí en sus textos: “Creo que tanto la crónica como la opinión, es lícito, incluso es recomendable dar un poquito más, juguetear con la forma de lo que estás escribiendo”.

"El futbol debería servir para hacernos la vida un poco más feliz"

P: Si el futbol sirviera de pretexto, ¿para qué lo sería?

R: El futbol debería servir para hacernos la vida un poco más feliz. Hay una frase de Javier Clemente, exseleccionador español, al que yo criticaba en mis notas escolares y ahora me arrepiento porque me cae bien, que dice que el futbol está para reírse; el futbol tiene que estar para reírse. Bastantes problemas hay ya en el día a día, en la vida, a veces, y ya que el futbol lo tomamos como vía de escape o evasión a los problemas, hacerlo de una manera positiva, que nuestra realidad con el futbol no dependa del resultado, intentar que el camino sea lo que nos causa la satisfacción, no tanto el resultado final. Sé, como hincha de futbol, que es difícil de controlar eso y de conseguir ese objetivo, Dios sabe que es difícil, pero hay que intentarlo.

Enrique Ballester (Castelló, 1983) es periodista y escritor español. Es aficionado al Club Deportivo Castellón (Segunda División de España).
Como periodista deportivo que trabaja en el diario Mediterráneo, colabora con el Periódico, donde trasladó en 2019 su columna futbolera del Levante-EMV.
Es colaborador habitual de El día después de Movistar, RAC1 y la revista Líbero, sus textos han aparecido en medios como Letras Libres, Panenka, Diarios de Fútbol, Podium.
Ha publicado tres libros: Infrafútbol (2014), Barraca y tangana (2018) y Otro libro de fútbol (2020).


Enrique Ballester reconoce que Fidalgo puede mejorar su físico