Ambriz sin pretextos

Ignacio Ambriz asume la responsabilidad en su segundo torneo al frente del América; tampoco pone excusas ante Puebla por la baja de cuatro jugadores

REDACCIÓN
logo

CIUDAD DE MÉXICO, México. Ene. 8, 2016.- No solo son los jugadores, son también todos los trabajadores del América los encargados de hacer un Centenario inolvidable para la institución y, sobre todo, para los aficionados.

Un día antes de la presentación en este año tan especial, se realizó una emotiva ceremonia con todos los integrantes del club.

"Creo que debemos sentirnos muy orgullosos todos de pertenecer a esta generación. Ahora nos toca a todos nosotros, al personal de limpieza, oficina, de herrería, de jardineros, a todos los que nos toca trabajar en estas instalaciones de Coapa honrar a esos entrenadores, directivos, personal que a lo largo de estos 100 años han conformado esta gran historia del equipo más ganador del futbol mexicano, el verdadero Campeonísimo", aseguró Ricardo Peláez, presidente deportivo.

Por ello sin Javier Güémez, Paul Aguilar, Paolo Goltz y Rubens Sambueza, cuatro jugadores que pudieran ser titulares, la obligación del América ante el Puebla es la misma.

"Estamos bien, no tenemos ningún pretexto, saben que no me gusta sacar pretextos. Pondremos el mejor once para empezar con el pie derecho ganando a Puebla. Tenemos que aspirar al liderato desde la jornada uno y que nos tenemos que entregar con alma, que con ese derecho de piso que ya pagué en el América también tengo que comportarme a la altura de lo que es dirigir a este equipo", aseguró el técnico Ignacio Ambriz.

Las cinco derrotas en casa durante el torneo anterior aumentan el compromiso con el público.

"Antes de pedirles disculpa creo que está uno en deuda con ellos, yo en lo personal, de poder entregar mejores resultados. Dicen que fuimos un fracaso pero tampoco lo veo así. Hablando con la gente que trabaja conmigo les dije 'ahora sí preparémonos porque ahora se viene la de a de veras' porque en eso de que si tenía el perfil, que si tenía la personalidad, que si mi trabajo y humildad, oí alguna vez que el ego de mis jugadores me había rebasado. No me espanta nada, nunca me ha espantado pero hoy menos. En este equipo tengo que entregar cuentas, ¿cuáles cuentas?, ser campeón porque en un momento atrás lo dije, la única palomita que te ponen aquí es cuando eres campeón", agregó Ambriz.

La única duda para enfrentar al Puebla es si Gil Burón o Ventura Alvarado ocuparán el lugar de Paul Aguilar.