Almeyda arremete contra el arbitraje

El técnico del América afirma que el Clásico Nacional estuvo condicionado por los errores arbitrales

REDACCIÓN
logo

GUADALAJARA, México, Mar. 13, 2016.- Tras la derrota en el Clásico Nacional 2-1 ante América, el técnico del Guadalajara , Matías Almeyda, advirtió que hubo cosas extrañas en el arbitraje.

"Voy a dejar su criterio tres puntos importantes del partido que pueden condicionar. El primero es el gol, el segundo hay un penal y tercero una expulsión, creo que eso condiciona bastante lo que es un juego con mucha importancia para el país, sobre todo para nuestro trabajo".

Y enfatizó que las Chivas pudieron irse al frente 1 o 2-0, pero los errores arbitrales les impidieron esa ventaja y condicionó el resultado.

"Me voy con un sabor de tristeza porque veo que el futbol en todo el mundo tiene cosas extrañas, ustedes lo vieron desde arriba, fuimos condicionados por esos errores arbitrales".

Almeyda
lamentó que para un juego de esta importancia no hayan designado a un juez central con una mayor capacidad para llevar a buen final este duelo.

"Supuestamente en un súper clásico se eligen a los mejores árbitros, el error puede ser en un tiro libre o falta, pero no en un gol, es imposible que se anule un gol legítimo, está en juego el trabajo de mucha gente, creo que hemos tocado un punto complicado".

Descartó que su malestar sirva como pretexto por esta derrota, pero volvió a mencionar que estas carencias influyeron en el rumbo de las acciones.

"Justificar no, nunca hablo del arbitraje, lo digo con mucho respeto, pero se debe ser consciente, no puede haber esa clase de errores, porque condiciona partido y resultado, no es justificarse es decir la verdad. Hubiese terminado 2-2 porque sus goles fueron buenos, pero fue condicionado, puedo decir esto".

Almeyda tampoco se atrevió a decir que el arbitraje ayudó a su rival, ya que al final las fallas las puede cometer cualquiera.

"No veo un papel que diga que ayudaron al América, hubo errores, que no se diga que estamos llorando los árbitros son humanos, pero hay momentos donde no podemos equivocarnos".