El Twente ¡descendido!

El Twente FC holandés, descendido a Segunda División por irregularidades financieras

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

LA HAYA, Holanda, Mayo, 18, 2016.- La Real Federación de Futbol de Holanda (KNVB) anunció este miércoles su decisión de relegar al Twente, que tenía una deuda de 32 millones de euros, a la Segunda División holandesa por varias irregularidades financieras cometidas por el club entre 2012 y 2014.

En un comunicado publicado este miércoles, la KNVB anunció también una multa de 45.250 euros y desechó revocar la licencia profesional del club, lo que habría significado su descenso a las categorías amateurs.

El Twente, que en 2010 llegó a ganar la Eredivisie, aún tiene la opción de apelar la decisión.

En una conferencia de prensa de apenas 3 minutos, el director interino del club, Onno Jacobs, se mostró "decepcionado y consternado" y describió la decisión de la KNVB como un "martillazo". 

Asimismo, culpó del descenso administrativo a los responsables del "viejo Twente". Onno Jacobs se refería así a los anteriores directores técnicos y al expresidente del club, Aldo van der Laan, que ya dimitió en noviembre de 2015 por la investigación abierta por la KNVB.

Por aquel entonces la Federación de Futbol Holandesa comprobó que al acuerdo firmado en 2014 entre la dirección del Twente y el grupo Doyen -con sede en Malta y dedicado a la mercadotecnia deportiva- se añadieron cláusulas a posteriori que no fueron comunicadas oficialmente y que eran contrarias a la regulación de Holanda.

Según la investigación de la KNVB, el grupo Doyen inyectó 5 millones de euros a cambio de adquirir un porcentaje en futuras transferencias de siete jugadores del club de los Países Bajos.

Los contratos filtrados dejaron entrever que Doyen tenía voz a la hora de decidir sobre los traspasos de estos futbolistas, práctica prohibida por la KNVB.

Según publica el periódico local Volkskrant, entre las irregularidades detectadas se encuentran también la ocultación de beneficios por venta de jugadores y el uso de facturas falsas.

Este descenso administrativo significa también la salvación del Willem II, equipo que había quedado decimosexto en la Eredivisie y que estaba obligado a jugar los play-off de descenso.