Brasil se queda sin medalla en futbol femenil

La Selección femenil de futbol de Brasil se queda con las manos vacías al perder por 2-1 ante Canadá en duelo por la medalla de bronce de Río 2016

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

SAO PAULO, Brasil, ago.19, 2016.- El sueño olímpico de la Selección femenil de futbol de Brasil sufrió este viernes una estocada definitiva tres días después de perder la posibilidad de luchar por la medalla de oro al quedar con las manos vacías en los Juegos Olímpicos jugados en su territorio con una derrota por 1-2 que dejó a Canadá con la medalla de bronce.

Una chica de apenas 17 años, Deanne Rose, abrió el camino de la victoria de las Canucks a los 25 minutos, y a los 52 ella misma habilitó a Christine Sinclair para poner la puntilla a un partido en la Arena Corinthians, de Sao Paulo, en el que los espectadores fueron fieles de principio a fin a la Canarinha.

El dominio de las norteamericanas tuvo apenas un instante de rebeldía por parte de las locales. Fue a los 79 minutos cuando Beatriz se revolvió en el área ante la sombra de dos rivales y soltó un remate de media vuelta que dejó sin opciones a la portera Stephanie Labbé.

Hasta ese gol de descuento Canadá había tenido la oportunidad de abrir un abismo de superioridad sobre el equipo de la emblemática Marta al estrellar dos remates en los postes de la guardameta Bárbara.

Primero Sinclair hizo explotar el balón en el horizontal al ejecutar un tiro libre a los 9 minutos y en el 58 Rose, la 'Niña Maravilla' de 17 años remató solitaria en plena carrera a la puerta de Bárbara pero el vertical derecho escupió el balón.

El encuentro por el tercer puesto del podio tuvo un aire de resaca para las anfitrionas por la frustración de haber caído las semifinales con Suecia en una tanda de penaltis (3-4) a la que se llegó tras un empate sin goles en tiempo reglamentario y los 30 minutos de alargue.

La selección brasileña necesitaba hoy de heroínas para salvar los muebles del naufragio pero no comparecieron con su talento la capitana Marta, ni la delantera Cristiane, la máxima goleadora con catorce en la historia del fútbol femenino en Juegos Olímpicos.

Incluso el nerviosismo se hizo evidente con las faltas reiteradas que terminaron con tres amonestaciones.

Para las canadienses, el bronce resultó un reconocimiento a una destacada campaña de seis partidos de los que ganó cinco y apenas perdió uno, ante Alemania, que le cerró la puerta a la búsqueda del oro.