Raúl Méndez | Febrero loco y marzo otro poco

Llegan los momentos que dividirán la gloria de los fracasos monumentales.

logo

Llega el momento determinante de la temporada europea. A la vuelta de la esquina se reanudan las competiciones continentales que marcarán el rumbo de los grandes: enaltecerán a los que se acerquen a la gloria y señalarán los fracasos monumentales para los que se queden en el camino.

Paris Saint Germain aspira a ganar todos los títulos de la campaña. Claro, en Francia es requisito que se lleve la Ligue 1, la Coupe de Ligue y la Coupe, y así mantenga la hegemonía dado su descomunal presupuesto que no tiene ni la mínima competencia en el país galo.

Una vez más la exigencia para el club-estado de Qatar es trascender en la Champions.

Publicidad

Y no se trata de conquistar Europa sino de llegar a las semifinales porque no han avanzado más allá de los cuartos de final.

Lo primordial es que Neymar esté sano (no fabricarle lesiones para justificar las ausencias debido a sus costumbres nocturnas) porque van dos años seguidos que en marzo es baja y lo trajeron para ganar estos partidos.

Kylian Mbappé sí ha asumido el rol de figura del club aunque le reprocha a Thomas Tuchel que no lo refleje con sus decisiones. ¿Por qué dejar en la cancha al brasileño mientras el joven francés es el elegido para salir de cambio regularmente? Buen agarrón con los jóvenes del BVB en Champions.

Publicidad

Liverpool puede levantar tres títulos más a la lista que ya incluye la Súper Copa de la UEFA y el Mundial de Clubes.

El más deseado, la Premier, podría concretarse a finales de marzo por lo que llegaría como campeón al choque con Manchester City del 4 de abril.

Le toca defender su cetro europeo frente a la peor versión del Atlético Madrid en los años recientes y sigue vivo en la Copa FA donde se medirá al Chelsea. Se autodescartó en la Copa de la Liga porque se le empalmó con el Mundial.

El City puede ganar todo menos la Premier. Le quitó al Liverpool la Community Shield y puede refrendar las dos copas.

El otro equipo-estado, este “Made in Emiratos Árabes Unidos”, quiere con riqueza la gloria que su rival Real Madrid ha acumulado en 65 años.

Se acercan los días y es el cruce más esperado por donde se le vea. Zidane vs Guardiola, Pep vs el Madrid, la aristocracia del Viejo Continente ante la oligarquía de Medio Oriente.

Publicidad

Juventus y Bayern Munich también podrían ganar el anhelado Trébol. En sus ligas han encontrado serios opositores pero el sueño europeo es prioritario principalmente para la Vecchia que no perdonaría otro fracaso con Cristiano Ronaldo.

En la Serie A ya no es cuestión de dos porque Lazio se ha metido a la pelea y sólo compite en un torneo; en la Coppa les espera un Milan al alza y en Europa son claros favoritos sobre Olympique de Lyon.

Los de Baviera han reaccionado con Hansi Flick y tal parece les bastará para extender su dominio doméstico. Chelsea no representa un gran obstáculo continental para un equipo obligado a competirle a los Liverpool, Real Madrid o Barcelona.

La sorprendente eliminación de la Copa del Rey deja a Real Madrid y Barcelona con la exigencia de Liga y Champions para ambos a las puertas del clásico del 1 de marzo. Los de Zizou ya ganaron la Súper Copa sin Hazard y Benzema. ¡Ah! Tampoco estuvo Bale.

Inter de Milán suspira también por tres trofeos: el scudetto si rompe la hegemonía de la Juve, la Coppa y la Europa League, de la que es serio contendiente tras su fracaso en la Champions.

Hay más clubes que matemáticamente tienen opciones de llevarse más de un título como Atlético de Madrid, Tottenham, Chelsea, Leipzig, Borussia Dortmund, Benfica, Porto, Nápoles, Ajax, por citar a los de mayor renombre.

Publicidad

No queda más que disfrutar lo que viene. Sólo es futbol.

Hasta la próxima semana.