Posponen juego de Olympiacos

El partido entre Olympiacos de Alan Pulido e Iraklis, suspendido por altercados

REDACCIÓN
logo

ATENAS, Grecia, Mar. 4, 2016.- El duelo que estaba pactado entre Olympiacos, club en donde milita el mexicano Alan Pulido e Iraklis en la Súper Liga griega fue suspendido por temor a una nueva escena de violencia, luego de los altercados sucedidos este miércoles en Salónica.

Como resultado directo de los hechos acontecidos en la semifinal de ida de la copa helénica entre Olympiacos y Paok, el duelo que mantendrían los “Rojiblancos” y “Hércules” en dicha ciudad fue pospuesto por decisión del Viceministro de Deportes,  Stavros Kontonis,  de aquel país.

En un comunicado emitido por Iraklis el club informó que esperaban ansiosos el duelo frente al conjunto del tamaulipeco y por lo tanto no comparten la idea gubernamental de posponer el juego, lo cual “no aborda los problemas de violencia y corrupción, ni da esperanza a mejores condiciones” en el futbol griego.

Asimismo, el conjunto criticó la decisión de que a PAOK, equipo en cuyo estadio se suscitaron los actos de violencia por parte de los aficionados locales, se le haya permitido jugar el domingo cuando visite al Panthrakikos en la jornada 25 del torneo casero. 

Mientras tanto el gobierno griego tomó la decisión de suspender el partido ya que las autoridades locales no podrán garantizar la seguridad del encuentro a disputarse en Thessaloníki, localidad en donde también milita el PAOK. 

Cabe recordar que Salónica fue el escenario de una serie de eventos en los que los asistentes del club local aventaron bengalas al terreno de juego y posteriormente irrumpieron en el campo para enfrentarse a la policía antimotines, en donde el visitante Olympiacos vencía 1-2 a PAOK a tres minutos de finalizar el cotejo.

Asimismo, el año pasado el ministro de Deportes Stavros Kondonís ya había suspendido el campeonato de liga tras varios episodios de violencia entre aficionados en un duelo del torneo casero, y los partidos se retomaron al cabo de varias semanas, primero a puerta cerrada, y después en presencia del público.