Hugo Salcedo | PSG, pobre equipo rico

El sueño de una Champions League parece, por ahora, todavía lejano.

logo

La multimillonaria inversión del cuadro francés del PSG en los últimos años no ha sido suficiente para posicionarlo de forma importante a nivel europeo. El sueño del propietario Nasser Al Khelaifi de lograr una Champions League, por ahora, parece casi imposible; las razones son diversas.

Cuestionable confiar en un técnico como el alemán Thomas Tuchel, ques si bien es cierto ofrece un estilo vistoso y de buena calidad de juego, nunca ha estado al frente de alguna escuadra que sea realmente contendiente al titulo europeo. Esa falta de experiencia el torneo anterior le cobró factura.

La casi interminable novela de Neymar y su continuidad en el equipo ha desestabilizado a todos. Neymar pasó en un par de años de ser contendiente al Balón de Oro, a convertirse, actualmente, en un jugador cuya relevancia pasa más por sus cuestiones extradeportivas, que por lo que hace en el terreno de juego.

Publicidad

Finalmente se quedó en el equipo y eso representa una incógnita: ¿fue su deseo seguir en el PSG? ¿Podrá volver al nivel futbolístico que algún día exhibió? ¿Aceptará vivir a la sombra de Kilian Mbappe la actual figura del equipo? Son preguntas que se irán respondiendo cuando el astro brasileño comience a jugar nuevamente.

La permanencia de Neymar ante las sabidas ofertas de clubes realmente grandes del continente, no es la única gran incógnita de cara a la próxima temporada. Sobre el cierre de registros se hizo el sorpresivo anunció de la incorporación del argentino Mauro Icardi; otro fichaje que podría ser considerado bomba, pese al gran talento que tiene. A Icardi, al igual que a Neymar, lo acompaña una estela de problemas extra deportivos que hacen dudar como si se tratara realmente de un gran aporte en el trabajo de equipo.

Unos de los puntos en los que claramente se reforzó el equipo para esta temporada fue la portería; Alphonse Areola nunca ofreció las garantías para un equipo que pretende ser grande y por eso se ha marchado al Real Madrid donde, seguramente, será el suplente de Thibaut Courtois.

Publicidad

A cambio llegó el experimentado Keylor Navas, figura de la portería del cuadro merengue en las tres Champions que levantaron de manera consecutiva. Además del costarricense, también se sumó Sergio Rico, exarquero de Sevilla y con algunos llamados en la furia roja; la portería parisina claramente se fortaleció respecto a torneos anteriores.

El panorama es muy claro para uno de los nuevos ricos del futbol mundial: en la Ligue 1 no hay quien les compita y obligatoriamente deberán conseguir su noveno titulo de manera consecutiva. La gran apuesta será, otra vez, la Champions League, donde, por ahora, no son un contendiente al titulo, sino solo como un buen animador del torneo.