Deflategate en el debut de Tigres en el Mundial de Clubes

Casi cuatro minutos se perdieron en el inicio del partido ante Ulsan por quejas de balones desinflados.

EMMANUEL R. MARROQUÍN
logo

El arranque de Tigres en el Mundial de Clubes tuvo su momento de desesperación, quejas y asombro, ya que en más de tres minutos se batalló para elegir el balón correcto, pues tanto el conjunto felino como Ulsan Hyundai se quejaron de falta de aire en las pelotas.

Fue apenas al segundo 36 que un elemento del equipo de Corea del Sur, al momento de querer realizar un saque de banda, se percató de que el esférico no tenía suficiente aire; incluso Gignac se acercó con el árbitro y lo corroboró

El juego se reanudó al 1:27; sin embargo, al 1:41 volvió a detenerse el partido para una nueva revisión ya que los balones seguían desinflados, Javier Aquino volvió a corroborarlo al sostenerlo con ambas manos, pero la falla no se solucionó.

Al 2:52 volvió a detenerse el encuentro para una nueva revisión del esférico, el cual se intentó botar en la cancha del Ahmad Bin Ali Stadium, de Al Rayyan, en Catar, para corroborar, una vez más, la falta de aire en la pelota.

Al 3:35 el juego volvió a reanudarse para no detenerse más debido a la falta de aire de los esféricos que tanto aquejó el inicio del encuentro para ambos lados, tanto para Tigres como par Ulsan Hyundai.

El juego comenzó a ser fluido tras el minuto 4 en lo que fue el segundo partido del Mundial de Clubes, primero de la Segunda ronda donde debutó Tigres en la justa internacional por primera vez en su historia.

El término de Deflategate se generó en 2015 en un escándalo suscitado en la Final de la Conferencia Americana entre New England Patriots e Indianapolis Colts, donde el primero fue acusado de desinflar los balones de manera deliberada como parte de su estrategia para ganar el juego.

¿Cómo le hizo? Gignac le explica a Lucas Hernández cómo usar la palabra 'güey'