Mallorca: el proyecto de un regreso a la cima

La directiva del conjunto balear tiene un plan para estabilizarlo en la élite.

logo

El Real Mallorca es uno de los clubes recién ascendidos en La Liga. El conjunto balear tiene 103 años de historia y tras verse hace dos temporadas en el tercer escalón del futbol español, han resucitado de las cenizas y su proyecto apunta a estabilizarse en la élite.

Fue a raíz del 4 de enero del 2016 cuando Robert Sarver se convirtió en máximo accionista del club y con ello se impulsó una ampliación de capital que atrajo jugadores a posteriori vitales como Lago Junior y que sirvió como parteaguas en la historia reciente del club.

En ese contexto, Steve Nash –leyenda de la NBA- y Stuart Holden –exjugador de la selección estadounidense- ingresaron a la directiva del club y se reunieron con el CEO de La Liga en Norteamérica, Boris Gartner para hablar acerca del proyecto bermellón.

Publicidad

“Fue una de esas oportunidades que nunca piensas que pueden llegar a tu escritorio. Quizá uno de los mejores equipos del mundo en términos de calidad futbolística, así que fue un sueño hecho realidad”, señaló Nash sobre su llegada al conjunto balear.

“El canadiense fue una estrella de la NBA, sin embargo mantiene lazos importantes hacia el futbol desde su infancia. Su padre fue futbolista profesional, sus hermanos siguieron el mismo camino y él lo practicó antes de despuntar sobre las duelas.

Nash y Sarver han creado convenios entre los Suns y el Mallorca para fomentar el crecimiento de ambos equipos y así globalizar al conjunto español y viceversa.

Publicidad

“Nos enfocamos en mezclar ambos mundos y unificar criterios en ambos clubes. Lo más importante si quieres crecer es que tu marca se mantenga arriba”, señaló.

Stuart Holden, por su parte, es uno de los analistas más reconocidos del mundo del futbol en la actualidad. Forma parte de la directiva y ha ayudado a crecer al equipo deportivamente. De hecho, confesó que le gustaría buscar futbolistas mexicanos para fortalecer la imagen del club en Norteamérica.

“Bajar a la tercera división -2ªB- fue lo mejor y lo peor que nos pudo pasar. Creímos en el valor y la estrategia a largo plazo y luego hemos tenido suerte a lo largo del camino”, confesó Holden.

Fueron apenas 7 millones de euros los que gastó el Mallorca, una política de fichajes austera y en la que se incorporaron diversos jugadores a coste cero como el caso de Aleix Febas, quien se ha consolidado como titular.

Otro caso fue el de Takefusa Kubo, quien llegó cedido y ha servido para potenciar exponencialmente la imagen del club en Asia y, de paso, se está consolidando como titular gracias a su calidad y talento.

“Tenemos el presupuesto más bajo de La Liga con una diferencia de 30 millones de euros, así que estamos exactamente donde esperábamos pero descubrimos que teníamos una oportunidad”, sentenció el directivo estadounidense.

Publicidad