Inter también apunta a China

Inter, al igual que AC Milán, medita la venta mayoritaria de acciones al capital chino

REDACCIÓN
logo

MILÁN, Italia. Jun. 3, 2016.- Dos ejecutivos del Inter de Milán viajarán este fin de semana a Nankín (este de China) para ultimar la venta de una participación mayoritaria del club neroazzurro a la empresa china Suning, informó el diario China Daily citando fuentes próximas a las negociaciones.

La prensa deportiva italiana adelantó que un acuerdo preliminar de compra podría firmarse ya este domingo, y aunque el club se valora en alrededor de 500 millones de euros (unos 557 millones de dólares), se especula que Suning podría gastar entre 700 y 750 millones de euros (780-830 millones de dólares) en la adquisición.

Según China Daily, es la segunda visita de representantes del Inter a Nankín en menos de un mes, después de la que realizó el consejero delegado del club, Michael Bollingbroke, a la sede central de Suning.

El presidente de Suning, Zhang Jindong, está interesado en adquirir el 70 por ciento de las acciones del equipo italiano, pese a que las primeras informaciones hablaban de sólo un 20 por ciento.

Suning, que posee uno de los clubes de la Primera División china, comenzó siendo una cadena de tiendas de electrodomésticos que ha diversificado su negocio a otras actividades, desde el sector inmobiliario al financiero o el de entretenimiento, convirtiéndose en la tercera mayor firma privada de China.

Curiosamente, otros inversores chinos, agrupados en un consorcio de compañías, están interesados en adquirir el 70 por ciento del otro gran equipo milanés, el AC Milan, que Silvio Berlusconi desea ceder después de 30 años de control.

El pasado año el gigante empresarial chino Wanda Group adquirió un 20 por ciento del Atlético de Madrid, meses después la también china marca de juguetes Rastar Group se hizo con el control del Espanyol, y hace dos semanas un consorcio del gigante asiático compró el Aston Villa inglés.

Las adquisiciones se enmarcan en un programa gubernamental de desarrollo del futbol en China que anima a las empresas del país a invertir en este deporte en otros países, con el confesado objetivo de hacer del país una potencia mundial del balompié a mediados de este siglo.