Hugo Salcedo | Protestas con una playera no sirve de nada

Se vería mejor que aquellas naciones dejaran de formar parte de la organización del Mundial de 2022.
Lead
Por:
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

La designación de Qatar como sede para el mundial del 2022 fue polémica desde el primer día.

La compra de votos y los beneficios económicos para algunos de los involucrados fueron situaciones que desataron las críticas para los altos mandos de la FIFA.

Hoy la polémica se ha generado por otras cuestiones: los horarios extensos para los trabajadores de la construcción en los estadios, así como las condiciones infrahumanas por las altas temperaturas son los motivos de la crítica, pero no solo eso, ya que mucho más grave el hecho de saber que durante la construcción han fallecido trabajadores.

El mundial no modificará su sede pese a estos serios inconvenientes, las críticas se han acentuado e incluso en esta Fecha FIFA algunas selecciones han levantado sus protestas acerca de lo que ha sucedido durante la construcción de los escenarios mundialistas.

Alemania y Noruega fueron las primeras en mostrar una playera durante la entonación del himno nacional en sus respectivos partidos.

Manifestaron la necesidad de respetar los derechos humanos de los trabajadores que han participado en dichas construcciones. Pero, ¿qué tan válido es este reclamo? ¿Tiene sentido solamente una playera en el momento del himno nacional o se podría hacer algo más a fondo?

Considero que es una doble moral con la que estos países están actuando: por un lado el justo reclamo por todo lo que ha acontecido en Qatar y por el otro seguir en el camino hacia el mundial que desde luego les representa ingresos económicos a los que ninguna federación estaría dispuesta a renunciar.

Un reclamo a medias es lo que yo veo con estos países y todos aquellos que se sumen a la iniciativa lanzada por Noruega.

Se ve muy bonita la imagen de los jugadores con esa leyenda que dice derechos humanos, se vería mejor que aquellas naciones que realmente estén en desacuerdo con todo lo acontecido dejaran de formar parte de dicha organización de evento.