Holanda y el pasito que nunca termina por dar

Holanda se queda nuevo en la orilla de ganar un título oficial con su derrota en la UEFA Nations League, subcampeonato que se suma a otros más

REDACCIÓN
logo

El futbol de Holanda siempre se ha valorado y elogiado por ser un estilo de juego revolucionario y que ha cambiado la perspectiva del futbol, mismo que casi nunca le ha dado alegrías y sí muchas tristezas.Desde aquél "Futbol Total" que se impuso en la década de los 70’s con Rinus Michels en el Ajax junto a Johan Cruyff, hasta el famoso “Tiqui-taca” que implantó el Barcelona bajo el mando de Pep Guardiola, discípulo de Cruyff. Este estilo de juego poco a poco ha evolucionado pero mantenido la misma esencia.En los 70’s, Holanda no obtuvo el premio deseado al terminar en dos Mundiales consecutivos, Alemania 1974 y Argentina 1978, como subcampeona del mundo al perder ante los anfitriones. El futbol mostrado por la escuadra de los tulipanes le ganó elogios y muchos aplausos para considerar un campeón sin corona con el estilo que enamoraba a propios y extraños.Aquella generación de Cruyff junto a Johan Neeskens, Johnny Rep, Rob Ressenbrink o Ruud Krol, que tenían a un portero sin el habitual 1 en su espalda en Jan Jongbloed, y otros futbolistas de la talla de Wim van Hanegem, Wim Jensen, Arie Haan, Wim Rijsberger, Wim Suurbier o los hermanos René y Willy van der Kerkhoff.No todos repitieron en ambas Copas del Mundo, pero la presión adelantada, el jugar con extremos, el atacar y defender como un parte del todo… revolucionó el patrón de juego. Ahí nació también el falso 9 y el intercambio de posiciones, un estilo sin frutos a nivel mundial. Consulta la mejor información del futbol nacional e internacional En 1988 con Rijkaard, Koeman, Van Basten, Gullit y hasta el ex técnico de Chivas, John van’t Schip, Holanda al fin logró su único título oficial a nivel de selecciones mayores, la Eurocopa en Alemania con ese estilo de juego pero un poco perfeccionado.En 2010, otra buena generación tuvo en sus manos el primer título mundial pero enfrente chocó con una España que, con un estilo de juego más perfeccionado gracias a la mayoría de jugadores del Barcelona de Guardiola en el plantel, logró alzarse con la Copa del Mundo en Sudáfrica para dejar a Robben, Sneijder, Van Persie, Van der Vaart, Van Bommel y compañía con las manos vacías.Ahora, nueve años después, una nueva generación que promete en el futbol holandés se queda de nuevo sin recompensa. Tras los fracasos de no ir a la Euro 2016 y al Mundial Rusia 2018, Holanda se reinventó con jugadores jóvenes y algunos experimentados, y lograron llegar a la Final de la UEFA Nations League que perdió este domingo ante Portugal por 1-0.Matthijs de Ligt, Virgil van Dijk, Frenkie de Jong, Memphis Depay, Georginio Wijnaldum y demás, bajo el mando de Ronald Koeman, vuelven a dar ilusión a todo un país con un estilo de juego apegado al "Futbol Total" que dejó fuera a Francia, Alemania e Inglaterra y que buscará su pase a la Euro 2020 en un grupo que no luce tan complicado.