Gudiño, el gigante que brilló en La Luz

Análisis de la gran actuación del portero mexicano Raúl Gudiño con el Unión Madeira en la derrota de 2-0 ante Benfica

REDACCIÓN
logo

LISBOA, Portugal, Mar. 1, 2016.- El guardameta mexicano Raúl Gudiño , de 19 años, pasó con nota su primer gran prueba en la Primera División lusa al firmar una formidable actuación ante el coloso Benfica, defendiendo la portería del Uniao da Madeira en el estadio de La Luz.

La derrota por 2-0 del Uniao no empañó la excelente actuación del joven y alto meta cedido por el Porto. Hasta en cuatro ocasiones salvó a su equipo de una goleada en el legendario La Luz.

Que le pregunten al goleador griego Kostas Mitroglou. Gudiño le negó el gol tres veces. Dos en el primer tiempo (un remate raso y un mano a mano) y otra en el segundo, cuando sacó un salvador manotazo.

El mexicano también detuvo un difícil remate raso del medio Pizzi durante el primer tiempo.

Jonas, sin embargo, frustró la excelente noche del mexicano. El delantero brasileño anotó en dos ocasiones, con una volea imparable y con un desvío en la boca de gol. Ambos casos Gudiño poco podía haber hecho.

"Gran juego de todo el equipo del Uniao da Madeira. Gracias a Dios por permitirme vivir estas grandísimas experiencias. Enfocado en el siguiente juego", dijo en la red social "Instragram" el fornido cancerbero (1,95 metros y 90 kilos).

Raúl Gudiño aterrizó en Portugal a través del Porto en la temporada 2013-2014 en régimen de cesión por Chivas de Guadalajara , su club de formación.

En la 2014-2015, el Porto se lo quedó en definitivo por cerca de 1,5 millones de euros.

En Portugal, figuró como tercer portero del primer equipo y jugó en el filial de los Dragones hasta que este año 2016 recaló, cedido por el Porto, en el recién ascendido Uniao da Madeira, que buscaba un meta por la lesión de André Moreira, propiedad del Atlético de Madrid.

En su año y medio en el plantel de los blanquiazules, Gudiño ha coincidido con grandes referencias del fútbol mundial, con el capitán de la selección española, Íker Casillas, en cabeza.

"Hablamos mucho, también por la posición, lógicamente somos los dos porteros y tenemos muchas cosas en común, es una experiencia maravillosa para mí", manifestó a finales del año pasado el cancerbero mexicano.

Su buena actuación en La Luz tiene aún más mérito si se tiene en cuenta que sucede en el segundo encuentro que juega en la Primera División lusa.

"Es una oportunidad muy buena para mí. Nunca antes había jugado en la Primera División, ni siquiera en México. Esto es como su sueño para mí", manifestó antes de debutar en el campeonato ante el Estoril (1-1) el 19 de febrero.