Gago, el genio que dejó la cancha para deslumbrar como DT

Galdames jugó con él en Vélez y revela que en dos minutos detecta debilidades del rival.
placeholderLead
TUDN
Alvaro Cruz
Por: Álvaro Cruz Santibáñez
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Hablar de Fernando Gago es hacer referencia a uno de los jugadores con mayor calidad en la historia del futbol argentino. De pierna educada, liderazgo en el campo y, como le dijo Maradona hace 16 años: “Nadie la da redonda como vos”.

Gago fue víctima de su ligamento cruzado, que una y otra vez detenía su andar en el campo, pero nunca su alma guerrera, capaz de levantarlo para que pidiera seguir en el partido, aun con la rodilla hecha pedazos. Vaya legado de pasión por el futbol, que decidió dejar en activo para dedicarse al banquillo ya fichado en Aldosivi.

En una charla que tuve con Pablo Galdames, hijo del exjugador de Cruz Azul, me contaba lo bonito de haber compartido equipo con Gago y resaltó la tremenda maestría de Fernando para detectar las debilidades del rival en dos minutos. Era un técnico en la cancha.

“Sin darte cuenta aprendes muchas cosas de Fer, desde el cuidado personal, cómo ve las situaciones de juego… en dos minutos de partido ya te sacaba cómo presionaba el equipo rival, cómo se paraban, cuál era el hombre libre que teníamos que buscar; son cosas que te sorprenden y te dejan muy marcado”.

placeholder
Pablo Galdames Jr. apunta a Europa y revela que también sueña con jugar en Cruz Azul

De hechuras tácticas exquisitas, Gago ya pintaba para dirigir desde que jugaba. Galdames lo observaba y no paraba de asombrarse con su genialidad y compromiso.

“Después, técnicamente en los entrenamientos el tipo te sorprendía, tiene un mapa en la cabeza y la resiliencia, la convicción que tuvo para volver de tantas lesiones es un legado que deja en su carrera. Haberlo tenido de compañero es un lujo que pocos han tenido y lo aproveché de buena manera”.

Galdames soñaba de niño con jugar junto a él y cumplió ese deseo. Era su ídolo y se convirtió en amigo. Siempre con chistes y bromas, pero también enseñó a sus compañeros a pensar, ubicarse y ejecutar.

Fernando Gago está listo para brillar desde el banquillo, como Crespo, Simeone, Pochettino y esos grandes futbolistas que hoy nos emocionan con la esencia en sus equipos.

placeholder
Fernando Gago sufre una nueva lesión de gravedad